Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2017Nº 492
Hace...

Historia de la ciencia

Gratuito

Hace 50, 100 y 150 años

Recopilación de noticias publicadas en Scientific American.
Por Daniel C. Schlenoff

Menear

Septiembre 1967
Ciencia del estado sólido

«Si tomamos un clip y lo doblamos, doblado se queda; ni se recupera ni se rompe. Del metal del que está hecho el clip decimos que es dúctil. Si tratamos de doblar un vidrio, salvo que lo sostengamos sobre una llama, se partirá. De él decimos que es frágil. En este aspecto, como en muchos otros, el comportamiento del vidrio es muy distinto al de un metal. La diferencia debe hallarse en los átomos específicos que constituyen los metales y el vidrio, o bien del modo en que se enlazan; posiblemente ambas cosas. Los estudiosos de estas cuestiones desean indagar en las causas de esa diferencia de comportamiento. Durante los últimos veinte años, las investigaciones de esta naturaleza se han conocido como física del estado sólido, o a veces sencillamente “estado sólido”, dados los numerosos aspectos químicos implicados. Se trata de una rama muy importante de la ciencia que ha revelado unas propiedades de los materiales nuevas y previamente insospechadas. Son un ejemplo las propiedades de los semiconductores, el conocimiento de los cuales ha dado lugar a dispositivos tales como el transistor. —Sir Neville Mott»

Mott compartió el Nobel de física de 1977 por sus investigaciones sobre los materiales.

 

Septiembre 1917
Ideas irrealizables

«Hay literalmente millares de planes, sugerencias, inventos, bosquejos, modelos y dispositivos que le llegan sin cesar al Gobierno, todos con relación a la guerra, y en su mayoría al problema de los submarinos. Una buena muestra de idea ingeniosa pero impracticable la tenemos en la propuesta de un habilidoso caballero que desarrolló y envió un proyecto para proteger de los submarinos los cascos de los barcos mediante chorros de agua. Cualquiera que haya estado alguna vez junto a la boquilla de la manguera de un coche de bomberos se habrá dado cuenta del tremendo impacto que puede producir un chorro de agua ancho y rápido. Nuestro inventor propone una serie de tales chorros que saldrían lanzados desde los costados del buque, desviando y repeliendo el torpedo y salvando así la embarcación. Pero no calculó que los chorros que sugiere requerirían una potencia de unos diez mil caballos en la práctica, la suficiente como para mover varios mercantes.»

 

Septiembre 1867
Bombas contraincendios

«Aunque las bombas manuales para la extinción de incendios sigan usándose ampliamente en este país, las ciudades y poblaciones grandes han adoptado de modo generalizado la mucho más efectiva máquina de vapor, cuyos músculos de hierro y acero nunca se cansan. El Departamento Metropolitano de Bomberos de Nueva York posee no menos de treinta y cuatro máquinas, una de las cuales es el objeto de nuestro grabado.»

 

El emperador de la agricultura

«Con motivo de la aceptación por parte del señor McCormick de la invitación del emperador Napoleón para ofrecer una demostración privada del funcionamiento de su máquina cosechadora, al poco tiempo se realizó una prueba en la hacienda imperial cerca de Charlons, la cual fue presenciada por el emperador, acompañado del mariscal Neil, el general Boeuf y Eugene Tisseraud, director general de las Fincas Imperiales. El ensayo fue un éxito completo, y satisfizo tanto al emperador que este dio de inmediato órdenes para la adquisición de tres máquinas y expresó calurosamente la intención de promover la adopción del invento en toda Francia, habida cuenta de sus notables propiedades de ahorro de mano de obra. Afirmó que daría ejemplo poniendo la máquina en servicio en todas las explotaciones agrícolas imperiales.»

 

Una teoría sobre las pirámides

«Durante varios milenios, el propósito que llevó a la construcción de la Gran Pirámide fue un misterio para el mundo entero, y muchos de los sabios más eruditos han agotado las conjeturas y las especulaciones en sus esfuerzos por resolver el enigma. Un caballero de Londres, el señor Thomas Taylor, concibió la idea de que la estructura fue inspirada por la Divina Providencia para facilitar a los egipcios una referencia para sus pesos y medidas. Esta idea, tan extravagante y rebuscada como es, ha encontrado recientemente un partidario en esta orilla del mar, en la persona del profesor Eaton, de Nueva York, quien leyó un muy elaborado ensayo sobre el tema ante la Asamblea de la Universidad, en Albany. El profesor Eaton procedió a demostrar que la temperatura de la cámara central se mantiene uniforme en todos sus puntos, proporcionando así un lugar para guardar los contrastes de pesos y medidas.»

 

Puede conseguir el artículo en:

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.