Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Agosto 1985Nº 107

Etología

Ecología social de los chimpancés

Raramente se han estudiado los chimpancés en libertad sin ofrecerles comida, práctica que distorsiona sus relaciones sociales. Un estudio de estos simios sin abastecerlos muestra que únicamente el hombre comparte su estructura social.

Menear

De todas las especies de mamífero estudiadas con detalle, la de los chimpancés posee una estructura social única. Cada comunidad, formada por 50 o más miembros, ocupa un territorio del que se excluye a otros chimpancés macho. En el interior de su territorio, los miembros de la comunidad se hallan en constante movimiento, a la búsqueda de árboles frutales y de otras fuentes de alimento. Cuando la fruta se encuentra dispersa, los miembros de la comunidad pueden optar por abandonar el grupo y lanzarse a la búsqueda de comida por su cuenta. Cuando la fruta abunda, los simios tienden a congregarse en grandes bandas para comer, aparearse, acicalarse unos a otros y descansar. Esta forma de organización de «fusión-fisión», en la que la comunidad está continuamente fragmentándose y reagrupándose, es rara en los animales sociales.

Otra característica de la comunidad de chimpancés resulta todavía más peculiar: la exogamia femenina, es decir, el apareamiento de las hembras fuera del grupo familiar. Cuando las hembras alcanzan la madurez sexual, emigran al territorio de una nueva comunidad para aparearse. En cambio, los machos permanecen toda su vida en el territorio donde nacieron. Al final pasan a formar parte del colectivo de machos que rondan por las fronteras del territorio y engendran la siguiente generación de la comunidad. La exogamia de las hembras produce una división genética entre los machos y las hembras de la comunidad; los machos están estrechamente emparentados desde el punto de vista genético, mientras que las hembras pueden o no estar emparentadas entre sí.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.