Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 24/04/2017 - ONDAS GRAVITACIONALES

    ¿Tienen «pelo» los agujeros negros?

    Un estudio establece cómo usar la generación actual de detectores de ondas gravitacionales para poner a prueba un resultado clave de la relatividad general.

  • 23/04/2017 - Astronomía

    Atlas y Pan

    Estas dos lunas de Saturno son dos de los objetos menos comunes del sistema solar. Giran alrededor de Saturno dentro de su sistema de anillos.

  • 21/04/2017 - FISIOLOGÍA ANIMAL

    Sobrevivir sin oxígeno

    Las ratas topo desnudas metabolizan la fructosa, como hacen las plantas, y resisten así varias horas en condiciones de hipoxia.

  • 20/04/2017 - NEUROLOGÍA

    La reprogramación genética permite recobrar la movilidad a ratones con párkinson

    Un experimento con ratones ha demostrado que es posible reprogramar los astrocitos, un tipo de células cerebrales que sustentan a las neuronas y eliminan sustancias tóxicas, para convertirlos en neuronas productoras de dopamina.

  • 19/04/2017 - Física

    ¿Se confirmará esta vez un indicio de nueva física en el LHC?

    La desintegración de los mesones B0 se aparta quizá de lo que hasta ahora pensaban los físicos. Si realmente fuera así, seguramente se escondería tras ello nueva física.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2017Nº 485

Astronomía

La formación de los planetas del sistema solar

Nuestros planetas vecinos no se crearon poco a poco, como se pensaba hasta ahora, sino en una energética vorágine de choques, destrucciones y reconstrucciones.

Menear

Salía de un aula del Instituto de Tecnología de Massachusetts, donde había estado hablando con mis estudiantes sobre los procesos de formación planetaria, cuando me detuvo mi colega Ben Weiss. Experto en magnetismo de rocas espaciales, Weiss estaba muy emocionado: me arrastró por el pasillo hasta su despacho y me mostró nuevos datos sobre una de esas rocas, un meteorito llamado Allende. Aquella información podía cambiar buena parte de lo que creíamos saber sobre el sistema solar.

Corría el año 2009, y ese otoño el equipo de investigación de Weiss había demostrado que Allende (un meteorito que impactó en México en 1969 y generó una enorme bola de fuego, y que contenía algunos de los materiales más antiguos conocidos del sistema solar) presentaba señales de un antiguo campo magnético. Aquello fue toda una sorpresa. Se pensaba que tales campos solo podían originarse en una dinamo constituida por metal líquido muy caliente en el interior de un planeta, del mismo modo que el campo magnético terrestre se debe al hierro líquido que gira en su núcleo. Sin embargo, Allende era un fragmento de planetesimal (un antiguo planeta incipiente) que, creíamos, nunca había alcanzado la temperatura necesaria para fundir el metal de su interior. ¿Cómo pudo calentarse hasta el punto de generar una dinamo magnética?

Mis estudiantes acababan de acribillarme a preguntas sobre los procesos de evolución planetaria, obligándome a reconsiderar algunas nociones comúnmente aceptadas. Así que se dio la casualidad de que tenía el germen de una nueva idea que podía ayudar a responder la pregunta de Weiss. Me acerqué a su pizarra y comencé a esbozarla.

Hacía tiempo que se sabía que los planetesimales fueron ricos en 26Al, un isótopo inestable y de vida corta del aluminio que, al desintegrarse, radia energía nuclear. Tal vez esa energía hubiese calentado el cuerpo progenitor de Allende hasta el punto de fundirlo de dentro afuera. El metal se habría separado de los silicatos y habría formado un núcleo líquido que empezó a girar a medida que lo hacía la roca, creando así una dinamo magnética. Mientras tanto, el frío del espacio rebajó la temperatura exterior del planetesimal, y a esa corteza sin fundir se siguieron añadiendo rocas y polvo procedentes del disco primitivo del sistema solar.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.