Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 2017Nº 488
Panorama

Tecnología

La promesa de la bioimpresión en 3D

Aparatos que depositan tintas cargadas de células permiten construir, capa a capa, tejidos y órganos.

Menear

Un treintañero probablemente no piense en que necesita someterse a una operación para arreglarse las rodillas. Sin embargo, dentro de unos decenios, los rigores de la vida diaria o los estragos de la artritis podrían enviarlo al quirófano. Y es posible que allí encuentre una impresora 3D lista para implantarle un hueso o un cartílago nuevo. Así lo espera al menos Ibrahim Ozbolat, ingeniero biológico de la Universidad estatal de Pensilvania que trabaja en el desarrollo de técnicas de impresión en 3D para reparar tejidos como el cartílago. Ozbolat prevé que habrá dispositivos que aplicarán una sucesión de capas de material biocompatible, provisto de células, sobre un defecto. «En el futuro, podremos colocar al paciente bajo la bioimpresora», vaticina. Y su predicción no se limita a las rodillas. «La bioimpresora podrá reparar cualquier zona del cuerpo que lo necesite, sea cual sea.»

Muchos comparten el objetivo de Ozbolat de producir tejido vivo con formas diseñadas cuidadosa y específicamente para reparar o reemplazar partes dañadas del cuerpo. Además de hueso y cartílago, los investigadores están tratando de desarrollar piel, tejidos del sistema nervioso, como retinas, e incluso órganos, como un riñón o un corazón, los cuales se imprimirían en un equipo externo y luego se trasplantarían al cuerpo. Sin embargo, quizá transcurran más de diez años antes de que incluso las estructuras más simples puedan destinarse a uso clínico. A fin de que la obtención de un órgano tan complejo como un riñón sea factible, los investigadores han de refinar los materiales, las técnicas de implantación y su capacidad para crear sistemas complejos como el vascular. La impresión en 3D adaptada a la producción de tejidos a la carta revolucionaría la medicina: se dispondrían fácilmente de tejidos y órganos de trasplante, eliminando las listas de espera por los «repuestos».

Un milagro de la ingeniería
En el mundo de la ingeniería, el término «impresión en 3D» alude de forma genérica a una serie de técnicas que permiten fabricar objetos con casi cualquier diseño mediante la superposición de capas de un determinado material. Siguiendo un patrón por ordenador, las impresoras 3D pueden construir objetos complejos que no serían factibles con técnicas más usuales; así, por ejemplo, pueden crearse contornos internos en lugares que ninguna herramienta alcanzaría. Se ha popularizado su uso en técnicas de prototipado rápido y están haciéndose un hueco en procesos de fabricación de todo tipo, desde la industria médica hasta la aeroespacial.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.