Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/09/2017 - GENÉTICA

    Origen evolutivo del plegamiento del ADN

    El modo en que el ADN de las arqueas se compacta tiene muchos puntos en común con el de los eucariotas.

  • 21/09/2017 - Evolución humana

    ¿Cuántos neandertales había?

    La arqueología y la genética han dado respuestas muy diferentes a esa pregunta. Un nuevo estudio las reconcilia y descubre la historia de aquella antigua gente, en la que rozaron alguna vez, mucho antes de la definitiva, la extinción.

  • 20/09/2017 - BIOLOGÍA REPRODUCTIVA

    Macrófagos testiculares, guardianes de la fertilidad masculina

    Responsables de eliminar los patógenos de nuestro organismo, estas células moderan también la respuesta inmunitaria para evitar la destrucción de los espermatozoides.

  • 19/09/2017 - Zoología

    ¿Ha extinguido Irma especies?

    Junto  a las pérdidas humanas y económicas, el huracán Irma ha tenido también graves consecuencias para la naturaleza.

  • 18/09/2017 - Materiales cuánticos

    Calor topológico

    Un trabajo analiza por primera vez el comportamiento de los aislantes topológicos en presencia de focos térmicos. Sorprendentemente, la aparición de un flujo de calor no parece arruinar la robustez de estos materiales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Abril 1996Nº 235

Telecomunicaciones

El sistema global de posicionamiento

Dos docenas de satélites a miles de kilómetros de altura permiten localizar personas en la superficie terrestre con notable precisión.
Menear
El Boeing 737 de pasajeros inició su aproximación final. Obedeció con fiel exactitud las órdenes emanadas del piloto automático, desarrollando lo que parecía un aterrizaje perfecto de rutina. Pero no fue a causa del mal tiempo por lo que la aproximación se confió al piloto automático, que recibe las señales de navegación desde la torre de control para realizar el aterrizaje de categoría IIIA, en el que el piloto no ve la pista hasta que las ruedas tocan el suelo. En esta ocasión, la seguridad de la aeronave estaba encomendada a los satélites del sistema global de posicionamiento (GPS, Global Positioning System) del De­partamento de Defensa de los Estados Unidos. Estas modernas balizas, que flotan en el espacio a más de 20.000 kilómetros de altura, tenían la misión de guiar el avión hasta posarse con toda suavidad en tierra.
Al enfilar la pista el 737, las señales del GPS indicaron que la tierra estaba sólo a 100 metros debajo y el avión redujo su velocidad de descenso, confiando enteramente como en aterrizajes previos en el puntual y exacto control de los satélites. Pero de repente sonó la alarma del piloto automático: el equipo GPS había perdido el contacto con uno de los satélites vitales para la operación. Ante tal situación, el comandante tomó inmediatamente el control y aceleró los motores para abortar un aterrizaje que pudiera acabar en catástrofe.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.