Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Septiembre/Octubre 2017Nº 86
Encefaloscopio

Inteligencia

Gratuito

Influencia de la fruta en la evolución del cerebro

La alimentación desempeñó un papel importante en el tamaño del cerebro de los primates.

Menear

¿Qué impulsó el desarrollo de la inteligencia humana? Desde los años noventa del siglo XX, numerosos antropólogos han apoyado la teoría del cerebro social. Según esta, las relaciones complejas entre los primates constituyeron el factor principal para el incremento de la inteligencia. Pero tres investigadores de la Universidad de Nueva York han aportado resultados que hacen tambalear este modelo. Su explicación alternativa se basa en la fruta.

Según Alex DeCasien, Scott Williams y James Higham, el tamaño del cerebro de los monos se debe a la alimentación. En concreto, estos animales presentan un encéfalo mayor cuanto más frutas y menos hojas incluyen en su dieta. Los autores analizaron más de 140 especies de primates, el triple que las examinadas en el estudio más amplio efectuado hasta la fecha. Con el fin de evitar sesgos, compararon el cerebro, la alimentación y el comportamiento social de cada uno de los linajes.

De este modo, en vez de correlacionar el volumen cerebral con el tamaño del grupo, como demanda la teoría del cerebro social, lo asociaron con el consumo alimentario: a más fruta, mayor cerebro. Pero ¿por qué? Cognitivamente resulta más exigente hallar fruta madura que hojas, ya que esa solo se encuentra disponible en épocas del año concretas y lugares determinados, indican los investigadores. Esta exigencia habría impulsado el desarrollo del cerebro.

No obstante, el novedoso trabajo, a semejanza de los estudios anteriores, no abarca de forma directa las habilidades mentales ni la complejidad social de los primates; antes bien, lo hace indirectamente a través de la medición del tamaño cerebral y del grupo de individuos. En conclusión, por ahora no se ha podido confirmar una relación estrecha entre dichos parámetros y las capacidades que presumiblemente miden.

Fuente: Nature Ecology & Evolution 10.1038/s41559-017-0112, 2017 

Puede conseguir el artículo en:

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.