Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 26/06/2017 - Sistema solar

    Un estudio arroja dudas sobre el enigmático Planeta Nueve

    El trabajo alerta de «sorprendentes sesgos de detección» en la clase de astros que condujeron a postular la existencia de una supertierra oculta en los confines del sistema solar.

  • 25/06/2017 - Ornitología

    No hay dos huevos iguales

    Se ignoraba la razón de que la forma de los huevos de las aves sea diferente entre las distintas especies: en unas son más elípticos o más cónicos que en otras. Es posible que se haya encontrado el porqué de esto.

  • 23/06/2017 - BIOLOGÍA VEGETAL

    El joven genoma de un viejo roble

    La secuenciación genética de distintas ramas de un roble de 234 años demuestra que su ADN ha sufrido escasas mutaciones a lo largo de su vida, al contrario de lo que se esperaba.

  • 22/06/2017 - BIOFÍSICA

    ¿Por qué el ADN se enrolla al estirarlo y el ARN se desenrolla?

    Un estudio detalla qué ocurre cuando se estiran ambas moléculas. Explicar la respuesta mecánica de los ácidos nucleicos a escala atómica ayudará a descifrar cómo influye su estructura en su función biológica.

  • 21/06/2017 - microbiología

    Un antibiótico de último recurso está perdiendo efectividad en todo el mundo

    El uso de antibióticos en la cría industrial de animales conduce a que la resistencia a los antibióticos por parte de los patógenos que afectan a los seres humanos no deje de crecer. El caso de la colistina lo pone bien de manifiesto.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Mayo/Junio 2016Nº 78

Terapia

Salir de un mundo a medias

Tras una apoplejía, muchos pacientes dejan de percibir el lado izquierdo de su entorno y cuerpo. Dos novedosas terapias pueden ayudar a superar el problema.

Menear

El matrimonio Martín recuerda esa noche como si fuese hoy. Andrés, un policía de 52 años, se despertó con una extraña y agobiante sensación: su brazo y pierna izquierdos estaban acorchados, inertes. Trató de ponerse en pie, pero las extremidades de ese lado del cuerpo no le obedecieron y cayó al suelo como un muñeco. El ruido desveló a Lisa, su esposa, quien se encontró a Andrés sentado en el suelo y golpeando el piso con la mano derecha; con voz aturullada decía que quería despertarla. Ya en el hospital, los médicos determinaron la ruptura de un vaso sanguíneo en el hemisferio derecho del cerebro del policía. Lo operaron de urgencias.

Lisa recuerda las primeras semanas y los primeros meses en la clínica de rehabilitación. «Al principio, mi marido no podía caminar. Iba en silla de ruedas a todas partes porque tenía el lado izquierdo paralizado. Y no miraba hacia la izquierda. Ignoraba a todo aquel que se le acercara por ese lado, solo comía los alimentos que se encontraban en la mitad derecha del plato y reaccionaba a los ruidos que procedían de la izquierda girándose en dirección contraria. No percibía en absoluto ni el brazo ni la pierna de la izquierda, por lo que se le enganchaban a menudo en los radios de la silla de ruedas.»

La negligencia hemiespacial se presenta con frecuencia tras un infarto de la arteria cerebral media en el hemisferio derecho del cerebro. Dicha arteria irriga grandes regiones de la corteza cerebral, entre ellas las áreas laterales de los lóbulos frontales, temporales y parietales, así como distintas estructuras subcorticales, el tálamo y la ínsula entre ellas. Las hemorragias en el tálamo o en los ganglios basales del lado derecho también pueden causar este síndrome. En raras ocasiones sucede por daños en el hemisferio izquierdo.

Percepción unilateral

Las personas con negligencia hemiespacial no reparan en la mitad corporal ni espacial contralaterales a la lesión. Al inicio, suelen orientar su postura y mirada hacia la derecha. Con frecuencia, este trastorno repercute en varios sentidos sensoriales (vista, oído y tacto) y en la motricidad de los afectados. Sin embargo, no presentan problemas en los ojos, los oídos o las manos: la alteración afecta sobre todo a la representación de su cuerpo y del espacio. Ven bien, pero no perciben los estímulos del lado izquierdo de su campo visual; su oído se encuentra intacto, pero no reaccionan de forma apropiada a los ruidos que proceden de ese lado. Los médicos describen estos casos también como negligencia sensitiva (visual o acústica, en función del cuadro clínico). El 90 por ciento de los pacientes con negligencia visual presenta asimismo problemas auditivos, táctiles y una percepción corporal defectuosa.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.