Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Julio/Septiembre 2017Nº 89

Gastronomía

La nueva generación de robots de cocina

Diseñados con la estrecha colaboración de los cocineros y conectados
con la Red 2.0.

Menear

En el siglo XX, las técnicas derivadas de la revolución industrial llegaron a la cocina. La emancipación de la mujer en las sociedades occidentales provocó una demanda de electrodomésticos en todos los hogares. Así, la nevera eléctrica, la cafetera, el lavaplatos, el vaso triturador, la olla a presión, la tostadora, la licuadora, la montadora, la yogurtera, la inducción y, cómo no, el microondas, entre muchos otros ingenios, se introdujeron en las casas. Básicamente, lo que pretendían era automatizar procesos y, por tanto, ahorrar tiempo. La mayoría se publicitaban con el eslogan: «Con este aparato tendrás más tiempo libre».

En 1960 empezó a fraguarse la idea de un triturador-calentador para preparar comidas trituradas. La propuesta fue de una madre alemana que quería elaborar ella misma la comida de su bebé pero no encontraba ningún aparato doméstico que le permitiera triturar y calentar al mismo tiempo. Hasta 1971 no se comercializó la famosa Thermomix®, que tanto éxito ha cosechado en las cocinas profesionales y en las domésticas. Este aparato ya se vendió como «robot de cocina», concepto que produjo un gran impacto de mercado. Su gran aceptación hizo que aumentaran las propuestas de nuevos utensilios, en los cuales la automatización era el elemento clave.

En esa revolución culinaria los cocineros no tuvieron ningún protagonismo. A finales del siglo XX, en cambio, la creciente labor divulgativa de los chefs llevó consigo la participación de estos en el diseño y comercialización de nuevos aparatos, cuyo propósito era facilitar la preparación de las recetas que ellos mismos recomendaban.

En 1963, Pierre Verdun se inspiró en la labor de los hermanos Troisgros y Paul Bocuse, entre otros pioneros de la nouvelle cuisine, para diseñar una máquina que trituraba sólidos sin la necesidad de un medio líquido. Se bautizó con el nombre de Robot-coupe®. Según esos cocineros, era muy importante preservar el sabor de los productos; la posibilidad de triturarlos sin introducir ni siquiera agua conseguía ese objetivo.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.