El crater de impacto de Chicxulub reconstruido por técnicas gravimétricas (LPI/NASA)

Hace 65 millones de años un impacto con un asteroide de quince kilómetros de diámetro marcó la evolución de la vida en la Tierra (Álvarez et al., 1980). Nuevos estudios que demuestran el progreso en muchos campos del conocimiento científico han comenzado una auténtica carrera para comprender mejor esos impactos que afectarían la biosfera a escala global (Trigo Rodríguez, 2022a,b). Aunque la frecuencia de impacto con un asteroide de ese diámetro ronde los cien millones de años, diversos expertos en diversas disciplinas, particularmente en el campo de la geofísica, han hecho una contribución muy relevante: cuantificar la magnitud del tsunami generado por aquella gigantesca colisión y comenzar a comprender su impacto en los ecosistemas marinos (Range et al., 2022). 

La altura de las perturbaciones creadas por el impacto en el agua del mar tan sólo cuatro horas después del impacto (Range et al., 2022)

Con sus cerca de 180 km de diámetro el cráter de Chicxulub, situado en el Golfo de Mexico, constituye la evidencia de la capacidad destructiva de asteroides con un diámetro superior a diez kilómetros. Los asteroides que llegan a nuestro planeta desde el cinturón principal suelen ser cuerpos no diferenciados que nunca se fundieron. Como consecuencia poseen elementos químicos comunes en los meteoritos condríticos, entre ellos los del grupo del platino (Pt, Ir, Ru, Rh, Pd y Os) que, al haberse segregado de la corteza y el manto en la historia primigenia caliente de nuestro planeta, constituyen excelentes marcadores de un impacto extraterrestre (Álvarez et al., 1980).

Precisamente estos autores publicaron en los años ochenta la evidencia de la sobreabundancia de Iridio (Ir) en el estrato de rocas calizas conocido como el límite K/T, dotado de afloramientos a lo largo del globo terrestre. Mucho más difícil era por aquel entonces hacer predicciones sobre las consecuencias del impacto, entre otras cosas, porque se acababa de descubrir el cráter de impacto y tardó unos años en asociarse a aquel evento. Es por ello que el nuevo estudio revierte gran importancia para comenzar a aportar evidencia sobre las consecuencias de un gran impacto en la biosfera.

El tamaño de las olas generadas por el tsunami tras el impacto a lo largo del globo (Range et al., 2022)

Ahora un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan (Range et al., 2022) acaban de publicar la primera simulación global del tsunami de impacto de Chicxulub en AGU Advances, una prestigiosa revista revisada por pares en el campo de la geofísica. La magnitud del tsunami se estima en 30.000 veces superior al que tuvo lugar en diciembre de 2004 en el océano Índico, originado en un maremoto. De hecho, los investigadores  estiman que el tsunami causado por el impacto que excavó el cráter de Chicxulub fue lo suficientemente intenso como para erosionar los sedimentos en las cuencas oceánicas de medio mundo, vaciándolos o dejándolos revueltos por la acción de las gigantescas olas. Este modelo ha sido además corroborado en más de un centenar de emplazamientos para encontrar la evidencia necesaria para respaldar las predicciones sobre la trayectoria y poder destructivo de ese tsunami. 

El estudio que ha visto la luz parte de un modelado del impacto en dos etapas. Primero, un hidrocódigo simuló el movimiento del oleaje post-impacto durante los caóticos primeros 10 minutos del evento. Ese modelo simulaba el impacto, el proceso de excavación del cráter en el Golfo de México y, finalmente, el inicio del tsunami. Los efectos destructivos que produjo sobre el globo fueron heterogéneos pero tuvieron catastróficas consecuencias para los ecosistemas en muy breve plazo, incluso a miles de kilómetros del lugar del impacto.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Álvarez L. et al. (1980) Extraterrestrial cause for the Cretaceous-Tertiary Extinction. Science 208, 1095-1108.

Range M.R. et al. (2022) The Chicxulub Impact Produced a Powerful Global Tsunami, AGU Advances 3, issue 5, e2021AV000627.

Trigo-Rodríguez J.M. (2022) Asteroid Impact Risk: Impact Hazard from Asteroids and Comets , Series ISSN: 1612-8338, Springer Nature, Switzerland AG, 172 pp.

Trigo-Rodríguez J.M. (2022b) La Tierra en peligro: el impacto de asteroides y cometas , Edicions Universitat de Barcelona, ISBN: 978-84-9168-787-0, Barcelona, 200 pp.

 

INFORMACIÓN ADICIONAL

Kring D.A. (2020) Chicxulub Impact Event, Lunar and Planetary Institute.

 

Josep M. Trigo-Rodríguez
Josep M. Trigo-Rodríguez

Científico titular del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC) y del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC), e I.P. del Grupo de Meteoritos, Cuerpos menores y Ciencias Planetarias del ICE-CSIC. Entre 2003 y 2005 fue postdoc del Instituto de Geofísica y Física Planetaria de UCLA. Miembro de las misiones Stardust y DART de NASA. Posee cerca de un centenar de artículos arbitrados sobre los cuerpos menores del Sistema Solar y más de una decena de libros, el Minor Planet Center catalogó un asteroide en su honor con el nombre: 8325 Trigo-Rodríguez.

Página web personal

Sobre este blog

Asteroides, cometas y planetas nos proporcionan meteoritos: muestras únicas e irrepetibles llegadas desde lejanos rincones del Sistema Solar. Sus materiales son auténticos fósiles de la creación y datan procesos acaecidos hace miles de millones de años. Acompañadme en este viaje hacia los orígenes...

Ver todos los artículos