MILLONES DE MUNDOS, ¿DESPERDICIADOS?

Posiblemente nos hayamos preguntado alguna vez si hay vida más allá de la Tierra. Podemos abordarlo desde diferentes perspectivas, desde plantearnos sobre la existencia de la vida microbiana en Marte o en otros cuerpos planetarios del Sistema Solar o incluso en alguno de esos miles de exoplanetas descubiertos hasta la fecha. Nuestra imaginación quizás se desborde un poco, aún más si pensamos en la llamada paradoja de Fermi: si la vida es tan común y los números de estrellas y planetas son tan enormes, ¿por qué no nos han visitado todavía los extraterrestres?

El caso es que todavía nos quedan por responder muchos aspectos claves sobre el origen de la vida en la Tierra y sobre los límites físico-químicos de la vida terrestre, el único ejemplo de vida que conocemos hasta la fecha, basada en la química del carbono. Una antología de historias, tan trepidantes como exóticas, ve ahora la luz. Esta obra, promovida y publicada desde el Instituto de Astrobiología Europeo, profundiza en esas cuestiones mediante historias de ciencia ficción escritas por autores de renombre mundial y que se acompañan por ensayos sobre la ciencia que hay detrás de cada historia.

La portada del libro "Lo más extraño de todo" editado por Julie Nováková

UN LIBRO QUE EXPLORA LA VIDA EN OTROS MUNDOS

Este conjunto de historias, recopiladas en el libro "Lo más extraño de todo" en complicidad con la novela "La Guerra de los mundos" de H. G. Wells, ha sido editada por la autora, editora y científica Julie Nováková de la Charles University de Praga, que además lidera el grupo de divulgación del Instituto de Astrobiología Europeo. El libro contiene ensayos escritos por G. David Nordley, Geoffrey Landis, Gregory Benford, Tobias S. Buckell, Peter Watts, D. A. Xiaolin Spires y por la propia editora. Me permito dar unas pinceladas de cada historia con el ánimo de motivar su lectura.

La historia de G. David Nordley "Guerra, Hielo, Huevo, Universo" transporta a sus lectores a una civilización acuática que habita un mundo oceánico parecido al que pensamos alberga Europa, la luna de Júpiter. La historia viene seguida por un ensayo que lleva a los lectores a comprender las condiciones de vida actuales en algunos de los satélites de los planetas gigantes: Europa, Encelado, Ganímedes y de otros mundos oceánicos.

En la historia escrita por G. Landis "Adentrándonos en el abismo azul" el protagonista se sumerge en un océano completamente diferente: la capa de líquido de alta presión que sabemos existe en el planeta Urano. Precisamente en ese ambiente extremo se han identificado recientemente ciertas sustancias que podrían indicar la existencia de formas de vida, aunque queda por ser demostrada. Dejando volar un poco nuestra imaginación, quizás sería posible que la vida existiese también en esas condiciones extremas de igual manera que hoy la hemos descubierto a gran profundidad del océano y, quizás tales entornos de alta presión podrían llegar a encontrarse entre los hábitats más comunes del Universo. 

En esa jornada hacia las regiones más distantes del Sol, "Backscatter" de G. Benford nos habla de la vida en un lugar insólito: un asteroide helado en el Cinturón de Kuiper. Ese ensayo que lo sigue proporciona el fondo necesario acerca de la posibilitat de vida en asteroides y cometas, profundizando en la posibilidad de la vida basada en el silicio en vez del carbono. Quizás esa vida podría llegar a lugares fríos donde no existiese agua líquida. En la siguiente historia titulada "Un bote de buena voluntad" de T.S. Buckell, abandonamos el Sistema Solar y los entornos similares, para visitar un extraño exoplaneta donde las plantas metabolizan cloro. El principal problema al que se enfrenta el protagonista es descifrar si sus habitantes, parecidos a hormigas, pueden ser considerados verdaderamente inteligentes. La fotosíntesis basada en halógenos ha sido propuesta de manera teórica por lo que podríamos esperar este tipo de vida insólita. Incluso más exótica es la criatura protagonista de la siguiente historia de P. Watts titulada "La Isla": una esfera de Dyson viva. En el ensayo, veremos como podríamos buscar estas esferas de Dyson, a modo de oásis eternos en medio de la inmensidad cósmica. 

En las últimas narraciones G. Benford regresa con un microrelato  "SETI con ánimo de lucro", una interesante perspectiva para intentar revivir el interés en el programa de búsqueda de inteligencia extraterrestre, conocido por su acrónimo anglosajón SETI. La narración nos explica sobre los esfuerzos realizados para escuchar mensajes de extraterrestres potenciales y que podríamos esperar en un futuro. Y justo en ese tema del programa SETI, tan vinculado a la llamada Paradoja de Fermi, es motivo de la narración siguiente de D.A.X. Spires titolat "Pero, todavía, sueño". Como podemos explicar nosotros la paradoja con todo aquello que conocemos hasta ahora, y como la explicación de esa historia relata nuestro propio mundo? Finalmente, la historia adicional de J. Nováková, "Fiebre Marciana", ejemplifica que podría pasar si la exploración de Marte fuese mal, por lo que respecta a los riesgos de la contaminación biológica entre planetas y la consiguiente necesidad de la protección planetaria.

 

Figura 2. El ciclo cósmico que surge con la síntesis de elementos pesados en las estrellas tiende a incrementar progresivamente la complejidad con ayuda de la química orgánica. ¿Podría ser que la vida fuese un fenómeno común en el universo? (NASA)

Lo más interesante de esta antología es que cada historia viene seguida por un ensayo científico completo con referencias pero también actividades para debatir en las escuelas o facultades. De hecho, podríamos decir que la mayoría de actividades podrían ser adecuadas para los últimos cursos de secundaria o para los primeros de universidad. Entre las tareas, por ejemplo, pensar en cómo descifrar un mensaje de una civilización extraterrestre teniendo en cuenta lo que conocemos sobre las diferencias sensoriales y cognitivas entre las diversas especies que encontramos en nuestro propio planeta. Y es que, aunque para la mayoría de cuestiones no pueda encontrarse una respuesta ni sencilla ni definitiva, lo más importante es suscitar en los alumnos la curiosidad por el debate científico y la investigación. 

De este modo, "Lo más extraño de todo" se convierte en el primero de diversos proyectos divulgativos comenzados por el Instituto Europeo de Astrobiología (EAI). Este instituto nacido en 2019 tiene el objetivo de dar apoyo a la investigación interdisciplinaria en astrobiología a lo largo y ancho de Europa pero también en otros países. La iniciativa desea promover la difusión de investigación en este fascinante campo y promover la educación y divulgación de la astrobiología y ciencias afines. También está involucrada en la organización de escuelas de verano junto al Forum AbGradE de estudiantes graduados.

Mientras la astrobiologia es actualmente un campo excitante y en plena expansión, la ciència ficción es una herramienta poderosa para acercarla al público. Lo más interesante es que nos capacita para imaginarnos otros entornos y motivarnos en el descubrimiento científico. La mayoría de esos esfuerzos los realiza el equipo del proyecto del EAI "Ciencia Ficción como herramienta para la divulgación de l'astrobiologia y la educación" que, de hecho, hace un llamamiento a participar a otros miembros interesados en ese tipo de materiales divulgativos. 

En definitiva, la antología "Lo más extraño de todo" no nos dejará indiferentes y puede ser vista como un material excelente para trabajar en nuestras aulas. Además, esta iniciativa podrá ser descargada de manera gratuita en diversos formatos (véase el enlace en la referencia adjunta)

Presentación online del libro el 20 de mayo de 2020 a las 12h 

REFERENCIA

Nováková J. et al. (2020) "Lo más extraño de todo", European Astrobiology Institute,

 

Josep M. Trigo-Rodríguez
Josep M. Trigo-Rodríguez

Científico titular del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC) y del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC), e I.P. del Grupo de Meteoritos, Cuerpos menores y Ciencias Planetarias del ICE-CSIC. Entre 2003 y 2005 fue postdoc del Instituto of Geofísica y Física Planetaria de UCLA. Tras la publicación de más de medio centenar de artículos arbitrados sobre los cuerpos menores del Sistema Solar y más de una decena de libros, el Minor Planet Center catalogó un asteroide en su honor con el nombre: 8325 Trigo-Rodríguez.

Página web personal

Sobre este blog

Asteroides, cometas y planetas nos proporcionan meteoritos: muestras únicas e irrepetibles llegadas desde lejanos rincones del Sistema Solar. Sus materiales son auténticos fósiles de la creación y datan procesos acaecidos hace miles de millones de años. Acompañadme en este viaje hacia los orígenes...

Ver todos los artículos