El cometa C/2020 F3 NEOWISE fotografiado desde Austria el día 4-7-2020 a las 1h40 TUC por el cazacometas Michael Jäger (cortesía del autor)

Justo ayer pasó por el perihelio, punto de su órbita más cercano al Sol, el cometa C/2020 F3 NEOWISE. Su nombre lo ha tomado del telescopio espacial que NASA posee en el rango infrarrojo NEOWISE que lo descubrió el pasado 27 de marzo de este mismo año. Es una fortuna disponer de este telescopio dado que en esa longitud de onda tanto asteroides como cometas son varios órdenes de magnitud más brillantes que en el rango visible. Todo ello hace que este telescopio sea el mejor ejemplo de la instrumentación que esperamos nos proteja de casuales visitantes en ruta de colisión directa contra la Tierra. No debemos olvidar que NEOWISE también descubrió 2010 TK7 el primer asteroide Troyano de la Tierra. Ese objeto, que posee unos 150-500 metros de diámetro, se mueve coorbitando la órbita de nuestro planeta pero a unos 60 grados de distancia angular, en una región segura de los denominados puntos de Lagrange. 

Acostumbrados a cometas que se desintegran cerca del Sol, algo no sorprendente dado que son objetos apilados ricos en compuestos volátiles y bastante frágiles, en este campo no es fácil hacer predicciones. Esta vez sí que este objeto logró sobrevivir a su paso por el perihelio y, para disfrute de muchos, ya podemos verlo justo al amanecer. La caprichosa geometría orbital hace que, aunque su mayor proximidad a la Tierra sea el próximo 23 de julio a unos más que lejanos 103 millones de km, sea particularmente visible en las próximas dos semanas.

La órbita del cometa NEOWISE visto en la peculiar geometría en que se observa actualmente desde la Tierra. Debe observarse poco antes de la salida del Sol. Pueden generarse otras geometrías en la aplicación de <a href="https://theskylive.com/3dsolarsystem?obj=c2020f3">órbitas 3D de SkyLive</a>.

COMETAS EXCÉNTRICOS Y DESPISTADOS

Estamos frente a un cometa que sigue una órbita casi parabólica, su excentricidad es 0.99921, con un período orbital que se está todavía precisando pero que debe rondar los 6.500 años. No suelen existir observaciones previas de estos cometas de período tan largo, a no ser las meticulosamente tomadas hace más de mil años por astrónomos chinos para cometas de períodos bastante más cortos. Estos cometas aparecen de repente y desde todas las direcciones por lo que resulta especialmente importante disponer de telescopios como NEOWISE. Afortunadamente se estima que un cometa con potencial catastrófico de un diámetro aproximado de 1 km podría golpear nuestro planeta en escalas temporales de unos 100 millones de años. Además, posee un movimiento retrógrado, es decir, no se desplaza en el mismo sentido que los planetas y la mayoría de cuerpos menores sino al contrario. Este hecho puede estar ligado a las perturbaciones que pudo sufrir en el pasado o a la casual supervivencia ligada a una órbita alejada y de alta inclinación que podría haberle evitado un encuentro gravitatorio fatal a algún planeta. 

Localización del cometa a lo largo del mes de julio (<a href="https://skyandtelescope.org/astronomy-news/comet-neowise-delights-at-dawn/" target="_blank">Sky and Telescope</a>)

¿CÓMO OBSERVARLO?

Para empezar, cabe insistir en que es un cometa visible a simple vista pero cabe recordar que, dada su pequeña distancia angular (que los astrónomos denominamos elongación) al Sol y que lo veremos en plenas luces del alba, lo distinguiremos mejor con unos prismáticos. Es también preciso decir que deberemos tener un horizonte NE lo más despejado de obstáculos para así poder verlo antes de que amanezca. Para empezar este reto hay que buscar hacia el NE la brillante estrella Capella, la más brillante de la constelación de Auriga (el denominado "cochero") y bajar desde ella hacia el horizonte hasta encontrarlo. La carta celeste de la Figura 3 muestra precisamente su evolución en los próximos días, siendo muy fácil de identificar debajo de Auriga. Si tenemos dudas cojamos los prismáticos y barramos el horizonte NE justo al amanecer hasta dar con él. Su extensa cola lo hará bien fácil de localizar. Y así seguirá en los próximos amaneceres pero, conforme se vaya alejando del Sol y ganando mayor elongación, también irá perdiendo magnitud por lo excéntrica de su órbita. En las próximas semanas podrá también observarse en el cielo de la tarde, hacia el NO, surcando el firmamento con su cola entre las constelaciones de la Osa Mayor y Leo. Hoy 12 de julio se encuentra en torno a magnitud +1.5 pero es posible que el día 21 a pesar de estar el doble de distanciado angularmente del Sol, su magnitud se encuentre ya en +3.5, requiriendo el uso de prismáticos o de un pequeño telescopio. Sea como fuese, ahora es el momento de disfrutar de este precioso cometa que está haciendo las delícias de los aficionados. 

Imagen de 20 segundos del cometa NEOWISE fotografiado el 5 de julio de 2020 desde el Observatorio del Montseny (MPC B06) con un teleobjetivo de 400 mm por el autor.

El cometa ronda la magnitud +1 y posee una cola de polvo que se extiende unos 3 grados. En esta imagen a foco directo de un (T)18.5 cm con una cámara ASI 120 MC-S se aprecia la estructura interna (J.M.Trigo/CSIC-IEEC)

Josep M. Trigo-Rodríguez
Josep M. Trigo-Rodríguez

Científico titular del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC) y del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC), e I.P. del Grupo de Meteoritos, Cuerpos menores y Ciencias Planetarias del ICE-CSIC. Entre 2003 y 2005 fue postdoc del Instituto of Geofísica y Física Planetaria de UCLA. Tras la publicación de más de medio centenar de artículos arbitrados sobre los cuerpos menores del Sistema Solar y más de una decena de libros, el Minor Planet Center catalogó un asteroide en su honor con el nombre: 8325 Trigo-Rodríguez.

Página web personal

Sobre este blog

Asteroides, cometas y planetas nos proporcionan meteoritos: muestras únicas e irrepetibles llegadas desde lejanos rincones del Sistema Solar. Sus materiales son auténticos fósiles de la creación y datan procesos acaecidos hace miles de millones de años. Acompañadme en este viaje hacia los orígenes...

Ver todos los artículos