En los últimos meses hemos sido testigos de una crisis sanitaria que ha causado una profunda pérdida humana, sin duda, dramática. Asimismo, esta crisis ha introducido una serie de cambios en nuestra forma de relacionarnos, en nuestra vida diaria y en nuestro quehacer profesional. Así, en el ámbito docente hemos afrontado una ingente tarea en el marco de la denominada "teledocencia". Durante estos meses también hemos podido seguir noticias diversas sobre la COVID-19 que han oscilado entre la desinformación y la escasez de certidumbres que la comunidad científica, en plena efervescencia y aquejada de una política científica demoledora y precaria de años, nos ha podido aportar sobre este virus, su epidemiología y la tan deseada vacuna. Además del dolor y el duelo que conlleva un número tan horripilante de muertes, esta crisis sanitaria sin precedentes en nuestras biografías ha lidiado con una constante sensación de fragilidad. Lo antes certero se ha tornado volátil y lo otrora ordinario, ahora es anecdótico. En este marco de incertidumbres, el tiempo se revela, como tantas veces, como una magnitud fundamental. Durante muchas semanas, y las que seguirán, la comunidad científico-médica ha puesto numerosos esfuerzos en el diseño de estrategias diversas para combatir el virus y sus efectos. Desde la búsqueda de tratamientos farmacológicos, a la producción de materiales y técnicas de apoyo, protección y desinfección, la ciencia, la medicina y la técnica trabajan hacia un horizonte futuro en el que estos meses pasen a ser una efeméride que nunca nos hubiese gustado recordar, ni mucho menos vivir.

Pocas veces es posible ser testigo de la forja de una efeméride en la historia de la ciencia. En la mayoría de casos, la imbricación entre continuidad y ruptura se distingue y construye con la perspectiva del tiempo. No obstante, todos hemos sido conscientes estos días de estar viviendo un momento que pasará a los anales de la historia. La mirada diacrónica a la que tan acostumbradas están las humanidades y las ciencias sociales, pero tan desatendida, cuando no maltratada, en las disciplinas científico-técnicas; se revela ahora como una poderosa aliada en estos tiempos de zozobra e infoxicación.

En las bodas de plata de la que fue antaño la Sociedad Española de Física y Química (hoy, Real Sociedad Española de Física y Real Sociedad Española de Química), su entonces presidente, el eminente físico Julio Palacios, señalaba que la "gloria científica" había que buscarla en los laboratorios y no en los archivos. En estos momentos, los laboratorios están volcados en la solución a la trágica situación que vivimos. Sin embargo, en esta ardua tarea, laboratorios y archivos no son en absoluto excluyentes. Por el contrario, la crisis sanitaria no puede entenderse desligada de la crisis social y económica, cuya sombra no nos permite siquiera pasar el doloroso duelo por los que ya no están. Es difícil pensar que los archivos nos darán la solución "gloriosa" a los desafíos científicos, sociales o económicos que nos esperan, pero sí nos ayudarán a partir de un mayor conocimiento para acometerlos. En esta línea, los estudios históricos y sociales sobre ciencia y medicina (los science studies del ámbito anglosajón) nos ofrecen una posible herramienta de interés para poder pensar los emergentes desafíos que la ciencia, la medicina y el conjunto de la sociedad tendrán que acometer en los próximos años, al igual que acometieron en el pasado.

Es por ello por lo que este espacio virtual les cede estas líneas. A continuación, se recogen una serie de recursos e iniciativas con abundante información sobre cuestiones ligadas a esta y otras pandemias, analizadas desde esa necesaria mirada diacrónica, perfectamente compatible con la mirada experimental. La recopilación de estos trabajos ha sido posible gracias a la labor de instituciones como la Sociedad Española de Historia de la Medicina (SEHM), el Instituto Interuniversitario López Piñero (IILP) y la Sociedad Catalana de Historia de la Ciencia y de la Técnica (SCHCT), que durante varias semanas han reunido las voces de varios historiadores de la medicina y la ciencia.

Este apunte pretende así proporcionar al profesorado de ciencias algunas herramientas materiales e intelectuales para abordar de forma contextualizada el tema que, sin haberlo incluido en nuestras programaciones didácticas, monopolizará no pocas clases de ciencias, todo lo que permita el currículo. Un currículo que parece ahora ajeno a la incertidumbre y la flexibilidad, invitándonos a pensar si es el currículo el que se ajusta a la realidad o la realidad la que debe ajustarse al currículo. Un currículo que, de nuevo, revela su carácter compartimentado como una limitación que merece una reflexión crítica. Tal y como escribía el historiador de la ciencia Mauricio Nieto Olarte como colofón a su libro Una historia de la verdad en Occidente, "es urgente un sistema educativo en el cual las ciencias sociales, las ciencias naturales, las técnicas y las humanidades tengan espacios de encuentro y de mutuo aprendizaje". La trágica situación que vivimos ha sido una embestida inesperada para hacer que las palabras "multidisciplinar" e "interdisciplinar" dejen de ser vocablos embellecedores en discursos, erigiéndose como necesarias líneas de acción.

La situación derivada de la COVID-19 planteará varios desafíos a la educación STEM, más allá del necesario e ineludible debate sobre segregación social y brecha digital. La imagen dogmática de la ciencia que en ocasiones subyace con ciertas inercias en las narrativas de textos escolares y divulgativos poco tendrá que ver con la imagen de la ciencia que podamos observar en estos vertiginosos tiempos, donde la incertidumbre, la provisionalidad y el carácter tentativo del conocimiento científico será no solo un aspecto subrayado ampliamente en la investigación didáctica sobre la naturaleza de la ciencia, sino también un tema recurrente en la opinión pública. Quizás en estos tiempos conviene recordar las palabras del médico alemán y autor de no pocos textos de historia, divulgación y enseñanza de las ciencias, Ferdinand Hoefer (1811-1878), quien advertía de lo desastroso que podía ser para la ciencia ese arrogante dogmatismo que desprecia el pasado y solo admira el presente.

Nuestros estudiantes han aprendido en esta situación indeseada que las cuestiones científicas, como virus y pandemias, tienen una clara influencia en el contexto. En nuestras vidas. Contexto del que ellos y nosotros formamos parte, dificultando mirar más allá. Mirar atrás puede ser una de las escasas oportunidades que encontremos para ofrecerles —ofrecernos— historias de las que, al menos, conozcamos el desenlace.

Relación de recursos de interés:

  • La Sociedad Española de Historia de la Medicina (SEHM) ha creado el blog Epidemias y salud global. Reflexiones desde la Historia. En este especio virtual se recogen diversas reflexiones sobre cuestiones vinculadas a la actual pandemia y crisis sanitaria desde una perspectiva histórica, realizadas por diversos historiadores de la medicina y de las ciencias biosanitarias. El blog está disponible en este enlace.
  • El Instituto Interuniversitario López Piñero (IILP), centro mixto de la Universidad de Valencia, la Universidad de Alicante, la Universidad Miguel Hernández y la Universidad Jaime I dedicado a los estudios históricos y sociales sobre ciencia, tecnología, medicina y medioambiente, ha llevado a cabo un amplio trabajo de recopilación de artículos de prensa, blogs, entrevistas y artículos académicos. Se trata de materiales producidos por expertos del ámbito de los Science studies (historia, filosofía y sociología de la ciencia, medicina, técnica, comunicación científica...). Pueden consultarse todos estos materiales aquí.
  • El Museo de Historia de la Medicina y de la Ciencia de la Universidad de Valencia, adscrito a la sede de Valencia del Instituto Interuniversitario López Piñero, ha elaborado un recorrido virtual por la exposición sobre la epidemia de gripe de 1918, a la que se ha aludido con frecuencia en estas semanas en diversos noticiarios, tertulias y foros. Se trata de una experiencia histórica que en estos tiempos de incertidumbre puede aportar algunas claves de interés. La exposición se puede visitar a través de este enlace.
  • La Sociedad Catalana de Historia de la Ciencia y de la Técnica (SCHCT) ha puesto en marcha en su canal de YouTube una serie de entrevistas a diversos historiadores de la medicina y de la ciencia. El objetivo de la serie de entrevistas En temps de COVID-19 es hacer uso de los resultados proporcionados por las investigaciones académicas en historia de la salud de los últimos años para pensar críticamente los desafíos actuales en torno a la crisis de la COVID-19. Las entrevistas están disponibles en esta dirección.

 

Nota:

Este post constituye una adaptación del Apunte de Historia de la Ciencia publicado en el Boletín del Grupo Especializado de Didáctica e Historia de la Física y de la Química, común a las Reales Sociedades Españolas de Física y de Química. 

Luis Moreno Martínez
Luis Moreno Martínez

Luis Moreno Martínez es químico, educador científico e historiador de la ciencia en la frontera entre historia y didáctica de la ciencia, especialmente de la química. Es licenciado en Ciencias Químicas y máster de Profesorado de Física y Química por la Universidad Complutense de Madrid, máster en Historia de la Ciencia y Comunicación Científica por la Universidad Miguel Hernández, doctor en Didáctica de las Ciencias Experimentales por la Universidad Autónoma de Madrid  y doctor en Estudios Históricos y Sociales de la Ciencia por la Universitat de València. Enseña historia de la ciencia en la Universitat de València e investiga en el Instituto Interuniversitario López Piñero. Su trabajo de investigación promueve una mirada histórica a la didáctica de las ciencias y su mirada didáctica a la historia de la ciencia. Sus líneas de investigación incluyen la historia de la educación científica, la historia de la química y los usos didácticos de la historia de la ciencia para la educación científica actual.

Página web: www.luismormz.com

Twitter: @luismormz

Sobre este blog

Esto no salía en mi libro de ciencias es un espacio para la comunicación social de las investigaciones sobre historia y didáctica de la ciencia que pone el foco en el análisis crítico de las narrativas históricas sobre ciencia presentes en materiales y contextos educativos. En otras palabras, Esto no salía en mi libro de ciencias pretende ser un punto de encuentro y diálogo entre científicos, educadores en ciencias e historiadores de la ciencia. 

Ver todos los artículos