Portada del Medical Bureau and North American Committee to Aid Spanish Democracy de enero de 1938. Pinterest.

La generación de médicos que ejerció su profesión durante el Período entreguerras (1914-1945) mostró una especial sensibilidad ante las implicaciones sociales de la salud y mostró un fuerte compromiso frente a los acontecimientos militares y políticos que directamente le afectaban. El desmembramiento del Imperio Austro-Húngaro, el declive del Imperio Británico, la crisis del colonialismo, las dos guerras mundiales, la gran depresión, el auge del nazismo y las revoluciones obreras trastocaron la geopolítica mundial dando paso a un período de Guerra Fría. El desarrollo científico y técnico de la medicina, su internacionalización y su participación en estos acontecimientos no fueron ajenos a la deriva internacional.

Ludwik Rajchman (1881-1965). <a href="https://sousamendesfoundation.org/family/balinski-liefeldt-rajchman" target="_blank">Sousa Mendes Foundation.</a>

Un protagonista destacado de ese movimiento sanitario internacional fue precisamente Ludwik Rajchman, médico polaco que, tras graduarse en Cracovia, se especializó en microbiología en el laboratorio de Ilya Metchnikof en el Instituto Pasteur (París). Después fue profesor de bacteriología en el Kings College (Londres) entre 1910 y 1913 y al iniciarse la Gran Guerra dirigió el Laboratorio Central de la Disentería (Londres), donde coordinó las estrategias frente a la gripe española y la poliomielitis, dos grandes tragedias que se expandieron con el fin de la guerra. En 1918 regresó a Varsovia para fundar el Instituto Nacional de Higiene y la Escuela Nacional de Sanidad (1923), ambos financiados por la Fundación Rockefeller. Rajchman fue gran impulsor de la sanidad internacional durante su etapa como director de la Organización de Higiene de la Sociedad de Naciones. Desde esa atalaya impulsó la creación de redes internacionales de cooperación sanitaria en diversos ámbitos. Inició una intensa compaña de diplomacia sanitaria frente a las secuelas de la guerra, las hambrunas, el tránsito de refugiados, la lucha contra epidemias de tifus, los acuerdos sobre estándares biológicos y serológicos, siendo el verdadero impulsor del programa conjunto que la Sociedad de Naciones puso en marcha con el apoyo y la financiación de la Fundación Rockefeller. Su implicación personal le hizo desplazarse durante dos años a China como asesor del Gobierno de Chang Kai-shek impulsando un consejo consultivo internacional para los asuntos sanitarios.

<em>Palais des Nations</em> (Ginebra). Archivo de la Sociedad de Naciones.

El avance del fascismo forzó a Rajchman a abandonar la Sociedad de Naciones en 1939, pero, aun entonces, con el apoyo de Jawaharlal Nehru organizó una conferencia internacional para la paz. Entre 1939 y 1941 fue nombrado delegado para asuntos humanitarios del gobierno polaco en el exilio, y en 1943 participó en la creación del UNRRA (United Nations Relief and Rehabilitation Administration) que prestaba ayuda sanitaria y alimentaria a los países devastados por la guerra. Cuando, en 1947, el UNRRA fue liquidado, con el apoyo del expresidente Herbert Hoover, Rajchman impulsó un fondo especial para la ayuda internacional a la infancia: UNICEF (United Nations International Children's Emergency Fund), del que fue primer presidente, encargándose con urgencia de la distribución de antibióticos, leche en polvo y campañas de vacunación contra la tuberculosis, entre otras. Con las tensiones derivadas de la Guerra Fría la posición de Rajchman se complicó. En el bloque del Este era sospechoso de ser un agente pro-norteamericano y, en consecuencia, le confiscaron el pasaporte diplomático polaco. Sin embargo, en Estados Unidos, en plena persecución del comunismo, los macarthistas le acusaron de ser un espía comunista. En 1957 se vio obligado a abandonar América y jamás regresó, instalándose definitivamente en Francia. En Paris fundó con Roger Debré el Centro Internacional para la Infancia (ICC) para formar en pediatría social a los trabajadores de salud pública de países pobres o en guerra. Murió en 1965 en Chenu (Francia) y los oradores de su funeral fueron dos de los grandes referentes del europeísmo: Jean Monnet y Roger Debré. Medio siglo después de su muerte, el activismo incansable de Ludwik Rajchman en favor de la salud mundial merece un reconocimiento que nunca ha recibido.

Walter Cannon (1871-1945). <a href="https://en.wikipedia.org/wiki/Walter_Bradford_Cannon#/media/File:Walter_Bradford_Cannon.jpg" target="_blank">Wikipedia.</a>

Por su parte, el médico norteamericano Walter Cannon (1871-1945), catedrático de fisiología en la Universidad de Harvard, no sólo fue un gran científico e investigador, también destacó por su compromiso con el activismo político internacional y la defensa de los derechos humanos. Durante dos décadas llevó a cabo sus primeras investigaciones sobre fisiología de las emociones entre 1897 y 1911. Sus trabajos demostraron que la emoción activa tanto el sistema nervioso autónomo, como la adrenalina, provocando así un estado de estimulación que puede llegar a convertirse en una reacción de alerta semejante a la que provoca una amenaza o el miedo. A finales de la Gran Guerra, en 1917, Cannon se incorporó al ejército americano. Trabajó entonces como médico en hospitales de campaña de Inglaterra y Francia, y allí pudo observar el desencadenamiento del shock traumático y la concatenación de fenómenos fisiológicos que lo provocan. Después de la guerra regresó a Harvard para concentrarse en analizar la complejidad de la neurotransmisión química. Fue entonces cuando propuso el concepto de homeostasis (1926), clave para entender los mecanismos de regulación orgánica, que desarrollaba la idea inicial de Claude Bernard sobre el milieu intérieur o medio interno. El concepto de homeostasis se convirtió en paradigma fundamental de las ciencias de la vida para comprender y analizar la idea de integración orgánica. Sus estudios sobre las emociones y su noción de homeostasis abrieron las puertas al desarrollo de la medicina psicosomática.

Portada del <em>Medical Bureau and North American Committee to Aid Spanish Democracy </em>de enero de 1938. <a href="https://www.pinterest.co.uk/pin/491314640585036956/" target="_blank">Pinterest.</a>

Además de esta faceta de científico e investigador, es importante también reconocer que Walter Cannon también se convirtió en una figura pública importante en el dominio de la política y el activismo médico internacional. Durante su implicación como médico durante la guerra había conocido en Europa de primera mano la amenaza del fascismo, y mantenía una estrecha relación con investigadores de todo el mundo, entre ellos con el fisiólogo español Juan Negrín, a quien conoció en Leipzig, cuando Negrín era un joven discípulo de T. Von Brücke e investigador en el Instituto de Fisiología más famoso de Alemania. Walter Cannon era consciente del drama que amenazaba a la República española, y del nexo entre el golpe militar franquista 1936 y el avance del fascismo internacional. Por ello participó activamente en organizaciones de ayuda a médicos refugiados; presidió el American Medical Bureau for the Aid to Spanish Democracy (Oficina médica americana para la ayuda a la democracia española) y la American-Soviet Medical Society (Sociedad Médica Americano-Soviética). A diferencia del creciente anticomunismo que se fue extendiendo entre los conservadores norteamericanos, Walter Cannon defendió siempre la libertad y el compromiso social, negándose a aceptar posturas autoritarias antidemocráticas. Junto con Edward Barsky y otros médicos se implicó activamente en la Brigada Lincoln durante la Guerra de España, muy crítico con la intolerable neutralidad del gobierno estadounidense. Cannon representa los rasgos y valores del más puro científico honorable, no sólo por su incuestionable contribución a la ciencia, sino también por su compromiso político con los valores de la libertad y los derechos humanos.

Josep LLuís Barona Vilar

IILP-UV

Para resumir

En esta sesión del curso online Una introducción a la Historia de la Ciencia, la Tecnología y la Medicina de la Universitat de València podrás encontrar una síntesis de los principales aspectos abordados en esta entrada.

Para ampliar

Podrás encontrar una relación de lecturas recomendadas, estudios, fuentes documentales y recursos de interés en este enlace.

Sabersaccio
Sabersaccio

El equipo de redacción de Saberes en acción (@sabersaccio) está integrado por personal investigador y profesorado del Instituto Interuniversitario López Piñero de Estudios Históricos y Sociales sobre Ciencia, Tecnología, Medicina y Medioambiente (IILP) perteneciente a las Universidades de Alicante (UA), Miguel Hernández (UMH), Jaume I (UJI) y Valencia (UV), así como por reconocidos especialistas de diversas instituciones académicas.

Sobre este blog

Saberes en acción ofrece un nuevo recorrido por la historia de la ciencia, la tecnología y la medicina, basado en las perspectivas ofrecidas por las últimas investigaciones en este terreno. Se presentan relatos alternativos, a menudo sorprendentes, a través de nuevos personajes, espacios y objetos. Las personas que nos acompañen en este viaje en el tiempo podrán poner en cuestión muchas imágenes difundidas acerca de la ciencia y su historia. Veremos, por ejemplo, que hubo muchos avances en las pretendidas «edades oscuras», que la «revolución científica» es un bulo al servicio de discursos eurocéntricos, y que la ciencia es una empresa colectiva en la que han participado numerosas personas, muchas de ellas invisibles en los relatos tradicionales. Se podrá conocer mejor las cambiantes relaciones entre la ciencia, la tecnología y la medicina con las diversas sociedades y culturas, así como las interacciones entre todos sus ingredientes. Todas las entradas ofrecen una bibliografía adicional para las personas que quieran seguir ampliando su curiosidad en el tema.

Ver todos los artículos