El pasado día 25 tuvo lugar la entrega del XXVIII Premi Internacional Catalunya que este año se ha otorgado a los oncólogos Baselga, Esteller y Massagué.

Como es habitual en este tipo de actos, los premiados agradecieron la concesión en breves palabras más o menos convencionales. Sin embargo a mí me agradó extraordinariamente el de Joan Massagué.

Según él hay un decálogo de principios que sustentan el edificio de la ciencia, decálogo que voy a transcribir en traducción libre.

Se trata de un edificio figurativo de diez pisos, cada uno la suma de varios talentos. Estos son los diez:

1. Padres y maestros que destilen la ética del trabajo y estimulen la curiosidad cuando las vocaciones despuntan en los preadolescentes.

2. Profesores de enseñanza superior que preparen los mejores talentos y los encaminen hacia las oportunidades más atractivas.

3. Líderes científicos y administrativos que dirijan las instituciones de investigación bajo criterios de excelencia, dando libertad a los investigadores para perseguir sus instintos creativos.

4. Investigadores académicos y de empresa que constantemente empujen las fronteras del conocimiento o las apliquen en la empresa.

5. Estudiantes doctorales y postdoctorales que pasen por nuestros laboratorios llenos de ganas y que entiendan la investigación como una pasión, no como un trabajo.

6. Expertos clínicos que desde la cabecera del enfermo influyan con sus conocimientos en las prioridades de la investigación.

7. Profesionales que manejen las infraestructuras tecnológicas, claves para la investigación de frontera.

8. Divulgadores y periodistas que sepan transmitir al público general los retos, avances, dificultades y valores reales de la investigación.

9. Fundaciones y mecenas que generosamente inviertan en la investigación para fomentar el avance social.

10. Políticos de categoría que promuevan desde el gobierno la investigación innovadora y competitiva, vital para el progreso del país.

Diez pisos tiene pues el edificio de la ciencia, fuerte y frágil a la vez.

Hasta aquí las palabras de Massagué.

massague.jpg

Probablemente muchos podrán decir que estos principios ya se saben. Pero lo que tiene mérito es exponerlos con autoridad, de manera concisa y ante un público amplio que en buena parte está formado por quienes son responsables de aplicarlos.

Esperemos que la exposición ayude a evitar la creciente influencia de las trabas administrativas que intentan socavar los pilares.

Ramón Pascual de Sans
Ramón Pascual de Sans

Profesor emérito de física teórica de la Universidad Autónoma de Barcelona, presidente honorario de la fuente de luz de sincrotrón ALBA y miembro de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona.

Sobre este blog

«Al contrario de los tertulianos, me abstendré de comentar aquello de lo que no sé lo suficiente.»

Ver todos los artículos (35)