La tabla periódica diseñada por Andreas von Antropoff [+] de la universidad de Bonn en 1924 representó la síntesis de dos otros modelos anteriores: la tabla periódica matricial, de Werner (1905), modificada por Pfeiffer y Paschen; y la tabla periódica de árbol, de Thomson y Bohr (1922). La primera mostraba los grupos de elementos según sus propiedades químicas, en grupos o columnas –similitudes químicas– y en periodos o filas, por orden creciente de masas atómicas. Werner diseñó su tabla antes de las nuevas clasificaciones basadas en números atómicos, porque este concepto todavía no existía. La tabla de Thomson y Bohr mostraba también los grupos, e intercalaba los elementos de transición y de transición interna. Von Antropoff publicó su trabajo en revistas científicas, y editó en 1929 un Atlas de química [+] que fue muy difundido. El modelo de tabla periódica del profesor alemán fue muy bien acogido por la comunidad científica, por su elegancia, su vistosidad y su rigor. Se hicieron murales de cartulina y de hule, que se difundieron por muchos centros universitarios y de secundaria, en Europa y en los Estados Unidos. En Barcelona el profesor Antonio García Banús hizo pintar una tabla periódica mural de este modelo, con algunas variantes, que sigue presente en la actual aula 111 del edificio histórico de la Universitat de Barcelona [+].

Tablas periódicas de Werner y Bohr.

Von Antropoff era un importante cargo del partido nacionalsocialista alemán en su universidad, y ello provocó que, una vez acabada la Segunda Guerra Mundial el 1945, la gran mayoría de tablas periódicas de su modelo fueran destruidas u ocultadas. Según informaciones de primera mano, en este momento en Alemania no hay visibles tablas periódicas de Von Antropoff. La tabla periódica de Barcelona no fue borrada durante la dictadura franquista, y fue recuperada y restaurada como objeto histórico el 2008.

Linus Pauling [+] fue un profesor e investigador americano que ganó dos premios Nobel, el de Química y el de la Paz. En su libro básico General Chemistry, de 1947, publicó una tabla periódica inspirada (y copiada) de la de Von Antropoff, con algunas modificaciones y actualizaciones. La militancia y activismo político de Pauling, en contra de la guerra y de las pruebas nucleares, no le debió permitir reconocer la inspiración de su tabla periódica en la de un nazi, a quien no cita en ningún momento en sus libros. Pauling trabajó en el California Institute of Technology, el cual abandonó por discrepancias políticas –estábamos en plena guerra fría, y le acusaron de hacer el juego al comunismo soviético–, después fue contratado por la Universidad de California en San Diego y posteriormente en la Universidad de Stanford.

La empresa editora de la Encyclopaedia Britannica le encargó, junto con el profesor Joseph John Lagowski –un importante investigador y profesor de la Universidad de Texas en Austin–, la redacción de la entrada sobre la tabla periódica, capítulo que hoy sigue presente y actualizado en su edición en linea [+]. En esta edición la Britannica usa como ilustración de tabla periódica el modelo de Pauling derivado del de Von Antropoff, coloreado y actualizado con los 118 elementos de hoy. Esta tabla mantiene la nomenclatura anticuada de los grupos, de 0 a VIII (duplicados a y b), en lugar de la forma moderna (1988) de grupos, numerados de 1 a 18.

Tabla periódica de Pauling, en su libro y en la Encyclopaedia Britannica

Buscando referencias de esta tabla periódica, encontré en una breve nota de un boletín interno del Alpha Chi Sigma Fraternity de la Universidad de Illinois [+] que los profesores jubilados Jenny y Jim Marshall daban su testimonio de una tabla periódica del modelo de Von Antropoff que habían visto en Berkeley, pero sin ninguna ilustración. En el artículo citaban también la tabla histórica de Barcelona, de la cual habían visto la referencia publicada en el web Chemogenesis el 2009 [+]. Este web, con pretensiones de exhaustividad, no aporta ninguna información adicional.

Con esta referencia concerté una cita en el College of Chemistry de Berkeley, y la persona responsable de la unidad de comunicación del decanato (Marge d'Wylde) se mostró dispuesta a enseñarme su tabla periódica mural, que en la actualidad no es visitable: parece que por influencia de Pauling, la retiraron de la vista debido a la discrepancia ideológica entre ambos. A la muerte de Pauling la volvieron a exhibir, pero por presiones de algún padre de alumno la volvieron a esconder. Actualmente la tienen en un almacén, y me comentaron que quizás en el futuro la volverán a tener visible, visto el interés histórico de la pieza. Mide 190 cm de anchura y 160 cm de altura. Está impresa sobre cartulina, montada en un marco de madera, y es transportable. Se mantienen bastante vivos los colores originales, como se puede ver de la figura adjunta. Fue impresa el 1925 por Koehler& Volckmar AG, en Leipzig. Me consta que por el mundo hay algunos otros ejemplares de este modelo de cartulina, que a veces se venden por las plataformas de productos artísticos en linea, a precios que rondan los $1400.

Tablas periódicas de Berkeley y de Barcelona

Izquierda: Tabla periódica mural de Von Antropoff en Berkeley (1925). Derecha: Tabla periódica mural del edificio histórico de la UB (1934, restaurada el 2008). Esta tiene añadidas las masas atómicas de los elementos.

Actualmente, pues, son seis los ejemplares murales de tabla periódica de Von Antropoff localizados: el de la Universidad de Barcelona, pintado al óleo sobre pared; el de Berkeley, en cartulina, y otros tres de hule, en el INS Maragall de Barcelona, en bastante mal estado, y reproducido en el libro "150 años de tablas periódicas en la Universitat de Barcelona" (S. Álvarez y C. Mans, editores) de Ediciones UB (2019), y los de los IES Sagasta (Logroño) y IES Pedro Espinosa (Antequera), restaurados. En el IES San Isidro (Madrid) tienen una copia de la tabla periódica hecha artesanalmente. Habrá que seguir buscando.

 

Artículos relacionados

Claudi Mans Teixidó
Claudi Mans Teixidó

Catedrático emérito de Ingeniería Química por la Universidad de Barcelona. Autor de los libros de divulgación científica: La truita cremada (2005, Ed. Col·legi de Químics de Catalunya, catalán) y Tortilla quemada (2005, Ed. Col·legi de Químics de Catalunya). Els secrets de les etiquetes (2007, Ed. Mina, catalán) y Los secretos de las etiquetas (2007, Ed. Ariel). La vaca esfèrica (2008, Rubes editorial, catalán). Sferificaciones y macarrones (2010, Ed. Ariel), La química de cada dia (2016, Publicacions de la Universitat de Barcelona, catalán) y La Química en la cocina: una inmersión rápida (2018, Tibidabo Ediciones).

Director científico del Comité Español de la Detergencia, Tensioactivos y Afines (CED). Vocal de la junta de la Associació Catalana de Ciències de l'Alimentació (ACCA) y del Colegio-Agrupación de Químicos de Catalunya.

Página web personal

Sobre este blog

La naturaleza del ser humano es su artificialidad: la voluntad de adaptar el medio a sus necesidades. De ahí la tecnología y las ciencias aplicadas. Hablaremos de eso, especialmente de nuestra vida cotidiana. Y también de arte científico, de lenguaje científico-cotidiano... Nos lo pasaremos bien.

Ver todos los artículos (160)