Alguna vez habréis visto una imagen de un pájaro muerto con el estómago lleno de trozos de plástico.

Esta imagen es desoladora más aún sabiendo que toda esta contaminación proviene de nosotros, los humanos. Los océanos son tan vastos que es difícil imaginar cómo puede llegar a ser detectable el plástico que desechamos. Pero la verdad es que consumimos muchísimo plástico y que éste nunca se descompone así que lleva acumulándose al menos desde los años cincuenta. Se estima que se producen 300 millones de toneladas de plástico al año. Sólo un 10 % se recicla, así que el resto acaba en la basura. De este plástico, se estima que unos siete millones de toneladas acaba en el océano cada año (Jambeck et al. 2015).

Una vez en el agua, las corrientes marinas arrastran el plástico hasta sitios remotos. Con el tiempo, el plástico se descompone en trozos más y más pequeños, aunque jamás desaparece. Esta web simula adónde irá a parar un trozo de plástico con el tiempo, http://adrift.org.au/, según dónde se deposite. La sopa descompuesta de plástico tiende a acumularse en zonas estables de los océanos. Esta condición se da en los centros de los giros oceánicos, que también se llaman zonas de convergencia. Allí se acumula el agua en forma de pilón delimitado por las corrientes giratorias alrededor.

Los giros oceánicos subtropicales son los más grandes e importantes de la Tierra. Estas corrientes rotatorias se forman a causa de la geometría de los continentes y rotación de la Tierra, como se muestra en la siguiente figura:

Por ejemplo, en el océano Atlántico Norte, la corriente del Golfo en el oeste es parte del giro subtropical y transporta aguas relativamente calientes hacia el este, lo cual mantiene Europa bastante cálida, en comparación con el otro lado.

El efecto que estos plásticos tienen en el medio ambiente es evidente en pájaros y tortugas. Por ejemplo, podéis ver el tráiler del documental «Midway» que se rodó en una isla remota del Pacífico norte (la isla de Midway) con gran cantidad de albatros, y llevó este problema al gran público en el año 2013 (http://www.midwayjourney.com/film-trailer/). El Pacífico Norte es el que se lleva más plástico, seguramente por su gran tamaño y por la gran contaminación que proviene de zonas muy pobladas del este asiático. Se estima que un tercio de todo el plástico en el agua está en el giro del Pacífico Norte (Cózar et al. 2014) en lo que se llama «Gran Zona de Basura del Pacífico».

Se pronostica que para 2050, el 99 % de aves marinas consumirá plástico, según un artículo publicado en julio de 2015 en PNAS (Wilcox et al., 2015). Lo preocupante es que el efecto de plásticos en pájaros y tortugas es sólo la punta del iceberg. Este plástico llega a descomponerse en tamaños que resultan comestibles para el zooplankton (pequeños animales oceánicos), como se puede ver en este vídeo:

Las especies marinas se alimentan de otras especies que al final se alimentan de zooplankton, así que la contaminación llega a toda la fauna marina, con efectos obvios para su salud y la salud de todo el sistema ecológico.

La solución es utilizar menos plástico, reciclar más, y pensar en cómo limpiar los océanos si no queremos que empeore todavía más. Una iniciativa que vale la pena mencionar es «The Ocean Cleanup» (http://www.theoceancleanup.com/problem.html) que prevé empezar a limpiar los giros oceánicos en 2020.

Referencias:

Cózar et al. (2014), PNAS, 111, 28, 10239-10244

Jambeck et al. (2015), Science, 347, 6223, 768-771

Wilcox et al. (2015), PNAS, doi:10.1073/pnas.1502108112  

Artículos relacionados

Anna Cabré Albós
Anna Cabré Albós

Anna Cabré es investigadora en el Departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Pennsylvania (Philadelphia, EUA), en el grupo 'Biogeoquímica de los océanos y cambio climático'. Se licenció en física en la Universidad de Barcelona y se doctoró en física del universo, pero ahora aplica sus conocimientos en entender la dinámica de los océanos.

Sobre este blog

El clima terrestre es temperado y habitable en gran parte gracias al efecto termostato de los océanos, que además absorben gran proporción del calor y carbono extras generados por nosotros a gran ritmo. Un blog que trata de la física-química-biología de los océanos y de sus interacciones con la atmósfera, la Tierra, y los humanos.

Ver todos los artículos (12)