NOAA ('National Oceanic and Atmospheric Administration', EEUU) publica cada semana un documento con las predicciones para el Niño (http://www.cpc.ncep.noaa.gov/products/analysis_monitoring/enso_advisory/index.shtml). Por ahora, con palabras textuales, "la probabilidad de tener un evento de El Niño es de aproximadamente un 70 % para el verano del hemisferio norte y aumenta a casi un 80 % durante el otoño y temprano el invierno". Casi todos los modelos de predicción predicen un 'Niño' moderado.

Cuando el este del trópico Pacífico se calienta más de 0,5 °C por encima de la temperatura media de manera prolongada entramos en un periodo denominado 'el Niño'. Esto ocurre cada 2 a 7 años, y forma parte de la variabilidad natural de los océanos y el clima terrestre. En condiciones normales, la presión es más alta en el este que en el oeste del Pacífico tropical coincidiendo con una asimetría en la temperatura superficial del océano (más frío en el este), obligando a los vientos a desplazarse del este al oeste (porque se mueven de presión alta a baja). Son los vientos alisios. En Indonesia (oeste tropical del Pacífico), la humedad y calor acumulados son tales que el aire sube arriba creando nubes y descargando violentamente en forma de lluvias tropicales. El aire libre de humedad vuelve hacia el este a través de capas altas de la atmósfera y converge otra vez en la superficie del este del Pacífico, muy seco. Esta circulación de aire encima del Pacífico tropical se denomina 'Circulación de Walker'.

 Walker circulation

 

Los vientos alisios arrastran el agua para el oeste del Pacífico, que llega a acumular un nivel de agua 60 cm más alto que en el este. Al mismo tiempo, el agua fría del fondo del mar sube intensamente en la costa este para llenar este vacío, razón por la cual el agua en Perú y California es muy fría (lo que a su tiempo sustenta las presiones altas). Éste es un sistema acoplado entre atmósfera y océano, ya que los cambios que pasan en el océano afectan al atmósfera y viceversa. Cuando por alguna razón la temperatura sube en el este del Pacífico, la presión es más baja de lo normal en el este y más alta de lo normal en el oeste, disminuyendo el gradiente de presión, así que los vientos alisios se debilitan, ya no sube tanta agua fría del fondo del mar, y se empiezan a formar lluvias (convección de aire caliente) más hacia al este de lo normal, provocando lluvias en los desiertos de Perú y sequías en Indonesia. El océano retroalimenta a la atmósfera que todavía debilita más los vientos hasta llegar a una situación extrema llamada 'El Niño', que normalmente se nota en forma de calor fuera de lo normal alrededor de Navidad en Perú (de aquí el nombre).

Por el contrario, 'La Niña' ocurre cuando la condición normal de circulación de Walker se exagera. Vientos más intensos, sequía más pronunciada en Perú, lluvias más pronunciadas en Indonesia, más subida de nutrientes desde el fondo del mar, más pescadería, y en general, un Pacífico más frío.

Durante el Niño, al paralizar los vientos alisios, la subida de aguas profundas (llenas de nutrientes) se ralentiza, y en consecuencia la producción de fitoplancton (alimento para los peces) va más despacio. Esto tiene consecuencias para la pescadería y para los mercados internacionales, al ser la costa este del Pacífico uno de los sitios del mundo con más peces y variedad en ecología marina.

Además, el Niño se nota en muchas partes del mundo y es un modo dominante del clima global terrestre. Por ejemplo, en este mapa se muestran las teleconexiones más significantes (dry = seco, wet = húmedo, cold = frío, warm = caliente).

 

Teleconexiones del Niño 

 

Un aumento en humedad y temperatura, por ejemplo, puede tener repercusiones sociales al aumentar malaria o dengue en zonas tropicales (como se ve en el gráfico).

Consecuencias sociales del Niño

 

Para realizar estas predicciones, NOAA básicamente mira cada día la temperatura en el Pacífico tropical, la intensidad y dirección de los vientos tropicales y la convección de nubes en el oeste. Por ahora, se está viendo que el océano se aproxima a la fase de 'Niño' pero en cambio, la atmósfera todavía no muestra cambios significantes, así que el Niño no acaba de llegar. Para llegar a un Niño, océano y atmósfera tienen que mostrar cambios.

Todavía no se sabe con claridad cómo el cambio climático va a afectar la frecuencia e intensidad de episodios 'Niño'. Uno puede argumentar que los efectos del cambio climático se parecen más al Niño que a la Niña ya que el calentamiento de las capas superficiales del Pacífico también reduce la subida de aguas profundas y aumenta la temperatura, pero el alcance y los mecanismos son esencialmente distintos y no se conoce qué va a pasar con los vientos o el acomplamiento océano-atmósfera , así que es un tema todavía en debate. Aun así, se ha observado un incremento de eventos 'Niño' durante los últimos 50 años.

También se argumenta que la temperatura global no ha subido tanto como se esperaba los últimos años (hiato en el calentamiento) porque hemos vivido un periodo de la Niña prolongado, que enfría el Pacífico y el mundo entero disimulando el calentamiento global provocado por gases de efecto invernadero.

Esto subraya la necesidad de entender bien la variabilidad natural de la Tierra para poder discernirla bien del efecto invernadero creado por el aumento en el dióxido de carbono.

Anna Cabré Albós
Anna Cabré Albós

Anna Cabré es investigadora en el Departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Pennsylvania (Philadelphia, EUA), en el grupo 'Biogeoquímica de los océanos y cambio climático'. Se licenció en física en la Universidad de Barcelona y se doctoró en física del universo, pero ahora aplica sus conocimientos en entender la dinámica de los océanos.

Sobre este blog

El clima terrestre es temperado y habitable en gran parte gracias al efecto termostato de los océanos, que además absorben gran proporción del calor y carbono extras generados por nosotros a gran ritmo. Un blog que trata de la física-química-biología de los océanos y de sus interacciones con la atmósfera, la Tierra, y los humanos.

Ver todos los artículos