Thomas de Quincey por Sir John Watson-Gordon (National Portrait Gallery, Londres). 

En el número de abril de 2021 de Investigación y Ciencia, aparece un interesante artículo de los profesores de investigación del Instituto de Física Teórica (IFT, UAM-CSIC) Ángel Uranga y Tomás Ortín titulado "Errores y sensacionalismo en la divulgación científica". En él los autores critican determinados excesos y errores de la divulgación científica actual, situando acertadamente el análisis dentro del marco más amplio de los problemas de desinformación, noticias falsas, posverdad, cámaras de eco etc. de los que tantas veces hemos hablado en este cuaderno de bitácora. 

Bien está. Sin embargo, en un momento dado los autores se desmarcan con esto:

"Como ciudadanos, tememos que se cumpla la advertencia de Juan Goytisolo: "se empieza aprobando errores y se acaba siendo condescendiente con los horrores" "

y más adelante volvemos a leer:

"Sin llegar a los bulos y la desinformación (los "horrores" de Goytisolo)".

 

Pues bien ¿y cuándo escribió o dijo eso Juan Goytisolo? Intentando encontrar la referencia he llegado a una entrevista de 1988 en El País en la que el escritor dice lo siguiente:

"[...] como dijo Maxime Rodinson en una frase admirable, los intelectuales "empiezan aprobando errores y terminan aprobando horrores""

No he sido capaz de acreditar que el historiador francés dejara efectivamente dicho o escrito algo parecido, pero parece claro, en cualquier caso, que no estamos ante una frase "de Goytisolo".

Ya puestos, creo que habría sido mucho mejor recordar a Thomas de Quincey (en Del asesinato considerado como una de las bellas artes, traducción de Luis Loayza, Alianza Editorial (2006)):

"Si uno empieza por permitirse un asesinato, pronto no le da importancia a robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente. La ruina de muchos comenzó con un pequeño asesinato al que no dieron importancia en su momento. Principiis obsta: tal es mi norma".

Pues eso. Principiis obsta, que es de Ovidio.

Carlos Sabín
Carlos Sabín

Físico teórico. Investigador "Junior Leader" en el Instituto de Física Fundamental del CSIC. Autor de "Verdades y mentiras de la física cuántica".

Página web personal

Sobre este blog

Cuantizando todo, hasta el último fotón. Tecnologías cuánticas y mucho más.

Ver todos los artículos