El gobierno de España, a través de sus ministros de Ciencia y Sanidad, ha anunciado recientemente una "ofensiva" contra las pseudocioencias y las pseudoterapias, que pretende expulsarlas de los centros educativos y sanitarios. De esta forma, leemos en la prensa que, por ejemplo, "los establecimientos públicos o privados que incluyan pseudoterapias no podrán llamarse centros sanitarios". El gobierno sale al paso de datos como los de la última "Encuesta de percepción social de la Ciencia y la Tecnología" encargada por la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (FECYT), que confirman los porcentajes escandalosamente altos de personas que siguen creyendo en la utilidad de falsas terapias como la homeopatía, la acupuntura o la imposición de manos (que ahora se llama reiki), lo cual se traduce en datos aún más preocupantes: en torno al 20% de la población ha usado recientemente pseudoterapias, y de ellos, en torno al 25% lo ha hecho en sustitución de un tratamiento médico real (actividad de alto riesgo, como ya han mostrado estudios recientes, de los que ya nos hicimos eco en este cuaderno de bitácora).

Ojalá sea verdad que se ha acabado la hora feliz en el Bar Posmodernia, y que ya no habrá más barra libre para los curanderos 2.0 en los hospitales y las universidades. Pero el gobierno tiene muchísimo trabajo, ya que estos estafadores brotan como hongos y adoptan gran variedad de formas. Por supuesto, la que nos concierne aquí es su rama "cuántica", de la que ya hemos hablado muchas otras veces. Así, hoy todavía es posible encontrar sitios como un "Quantum Medical Lleida" donde se dice que se practica "Medicina Quántica" (con cu y todo), "Quantum Analyzer-analítica sin agujas" (!), "Quantum SCIO", "Quantum antismoking" (?) y otro montón de cosas quantum. Como siempre, lo mejor es dejar que ellos mismos se expliquen:

"La medicina cuántica surgió en Estados Unidos de la mano del físico nuclear Dr.Bill Nelson quién comenzó a aplicar los nuevos descubrimientos de la física cuántica al ámbito de la medicina.
A partir de éste momento se crea un protocolo dinámico en el que los procesos de salud, enfermedad y recuperación funcional se refieren a un organismo en contínua adaptación al medio en que se desenvuelve y en el que los procesos biológicos se realizan mediante sistemas de intercambio de información bioeléctrica o "biofeedback" circulantes en los campos de frecuencias electromagnéticas que genera el propio organismo, constituyendo una matríz de información energética que subyace a los procesos vitales.
A partir de éste descubrimiento, se desarrollaron sistemas de medición de éstas frecuencias que se utilizan para la obtención de un diagnóstico funcional y el tratamiento de los desequilibrios energéticos del cuerpo humano.
El quantum scio es un equipo de alta aparatología médica acompañado de un sofisticado programa informático que permite hacer una revisión funcional del organismo, suministrando datos sobre todas las funciones orgánicas y sus niveles de equilibio/desequilibrio-"

¿A que no han entendido nada? Claro, es que nada tiene el más mínimo sentido, ni tampoco "biosentido". Digámoslo una vez más: no hay tal cosa como "medicina cuántica" (sea con ce o con cu), es un concepto inexistente. Más inquietante aún es que la jefa del cotarro presuma de un número de títulos realmente notable, entre los que figura un máster (pseudo) en "Biorresonancia quántica" concedido por una cosa llamada "Fundación de Biofísica aplicada". La pregunta es, ¡oh, ministros!: ¿se podrán seguir concediendo títulos de máster en técnicas inexistentes (y con faltas de ortografía) con los que los curanderos posmodernos puedan seguir intentando revestir de credibilidad a sus chiringuitos pseudocientíficos? ¿Esos chiringuitos podrán seguir llevando palabras como "medical" en su nombre?

Resultados sobre el uso de pseudpterapias, extraídos de la última Encuesta de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología de la FECYT

Artículos relacionados

Carlos Sabín
Carlos Sabín

Físico teórico. Investigador "Junior Leader" en el Instituto de Física Fundamental del CSIC.

Página web personal

Sobre este blog

Cuantizando todo, hasta el último fotón. Tecnologías cuánticas y mucho más.

Ver todos los artículos (72)