Existe evolución porque existe variabilidad. Si en el proceso de replicación del DNA no se cometiesen errores, no habría variaciones que en determinadas situaciones pudiesen ser favorecidas. Estas mutaciones que permiten la variabilidad ocurren al azar, pero sin embargo, un estudio llevado a cabo en E. coli ha revelado que la naturaleza sí tropieza dos veces en la misma piedra, a veces hasta muchas veces, encontrando la misma solución al mismo problema.

La especiación normalmente se suele producir por separación geográfica. Grupos de la misma especie que son separados geográficamente acaban seleccionándose según las condiciones ambientales de sus ambientes locales, lo que da lugar a especies distintas. Pero este no es la única manera en la que se genera diversidad genética. Ya se han publicado varios estudios en los que algunas especies de peces, árboles o pinzones pueden evolucionar separadamente e incluso dividirse en distintas especies, aunque estén compartiendo el mismo ambiente. En el presente estudio, el biólogo evolucionista Michael Doebeli y sus colaboradores, de la Universidad de British Columbia (UBC) de Vancuver, demuestran que la bacteria E. coli también se puede diversificar evolutivamente en el mismo tubo de ensayo.

En dicho estudio, las colonias bacterianas eran "alimentadas" con glucosa y acetato. E. coli es capaz de metabolizar ambos compuestos, e incluso cambiar de uno a otro, pero lo que el grupo de científicos encontró fue que en el mismo tubo de ensayo surgían dos grupos de bacterias: uno se especializaba en el consumo de glucosa, y otro en el consumo de acetato.

En un nuevo trabajo realizado sobre estos resultados, Doebeli y sus colaboradores, también de la UBC, recogieron las muestras congeladas de los tubos de ensayo de Doebeli, y secuenciaron 17 genes de varias muestras recogidas en diferentes estadios del experimento. Los resultados obtenidos mostraron que en algunos casos el DNA mostraba mutaciones idénticas en los tres tubos de ensayo: es decir, a pesar de que las mutaciones ocurren al azar, los mismos cambios en el ambiente del tubo de ensayo habían favorecido la selección de las mismas soluciones genéticas en los mismos genes, e incluso en los mismos nucleótidos.

Casos como este también se han visto en los insectos, lo cuales con frecuencia evolucionan para ser resistentes a los insecticidas gracias a las mismas mutaciones.

En definitiva, con los resultados empíricos obtenidos en este trabajo, más algunas otras evidencias anteriormente encontradas, se puede afirmar (como así hacen los autores el el paper original) que la diversificación adaptativa es, en cierto modo, un proceso previsible.

Referencias

Herron, M., & Doebeli, M (2013). Parallel Evolutionary Dynamics of Adaptive Diversification in Escherichia coli PLoS Biology DOI: 10.1371/journal.pbio.1001490

Julio Rodríguez
Julio Rodríguez

Científico, biólogo, doctor en medicina molecular, psicólogo, escritor y divulgador. Diagnóstico genético en Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica (FPGMX). Investigador en genética de trastornos psiquiátricos en la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria (FIDIS) y la Universidad de Santiago de Compostela (USC). Trabajé un tiempo en la Universidad de Oxford y en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Madrid. (Perfil científico)

Divulgo ciencia en @radioclasica @rne @RadioGalega y @radiocarbasSER

Prevenir el narcisismo y Lo que dice la ciencia sobre educación y crianza son mis libros de divulgación.

Puedes contactar conmigo a través de mis redes sociales. Estaré encantado de responderte.

Facebook "La bitácora del Beagle"

Instagram

 

Sobre este blog

Debemos dejar sitio para la duda o no habrá progreso ni aprendizaje.
—Richard Feynman

Ver todos los artículos