VanG.jpg

¿Pero es todo esto realmente cierto?

Kyaga y su equipo del Karolinska Institutet de Estocolmo (Suecia) han publicado un trabajo en el que estudiaron a sujetos suecos que habían sido tratados por esquizofrenia, trastorno bipolar o depresión, entre 1973 y 2003.

En total, el número de participantes del estudio era de 300.000 sujetos (dos tercios de los cuales eran depresivos). A continuación consultaron el censo nacional de Suecia para comprobar la ocupación laboral de la gente implicada en el estudio.

Su objetivo era analizar si los casos psiquiátricos tenían más probabilidad de tener una profesión creativa o científicas. Dentro de las profesiones creativas estaban las de: artista visual (fotógrafo, diseñador, etc.), artistas no visuales (músicos, actores, escritores) y académicos (profesores de universidad).

Finalmente, miraron también los registros de los parientes de los pacientes, para saber también cuáles eran sus trabajos y si estos entraban dentro de la categoría de profesiones creativas o científicas.

Los resultados obtenidos fueron que el tener un trastorno bipolar o ser un pariente cercano de alguien con trastorno bipolar estaba correlacionado con tener un trabajo creativo. Para la esquizofrenia, el escenario era más complejo: ser esquizofrénico no estaba correlacionado con ser creativo en sí mismo, pero estar emparentado con alguien con esquizofrenia sí que lo era. Para la depresión (depresión unipolar se entiende), no había ningún tipo de correlación.





Las correlaciones no se vieron influidas por el Cociente intelectual (CI). De hecho, los individuos creativos tenían en promedio un CI más altos, sin embargo, los pacientes psiquiátricos tenían un CI en general más bajo. Por lo tanto corregir los resultados por el CI hacía que las correlaciones entre creatividad y problema mental fueran más fuertes.

Según los resultados obtenidos, en los que se muestra que los individuos con trastorno bipolar y los parientes cercanos de individuos con esquizofrenia se encuentran en mayor proporción en grupos de profesiones creativas, los autores concluyeron que existe una correlación entre trastorno mental y creatividad, aunque son necesarios investigaciones más detalladas para asegurarse que esta correlación no esté distorsionada debido a, por ejemplo, factores socioeconómicos. 

Referencias

Kyaga S, Lichtenstein P, Boman M, Hultman C, Långström N, & Landén M (2011).
Creativity and mental disorder: family study of 300 000 people with severe mental disorder. The British journal of psychiatry : the journal of mental science PMID: 21653945.

Artículos relacionados

Julio Rodríguez
Julio Rodríguez

Científico, Biólogo, Doctor en Medicina Molecular, psicólogo, escritor y divulgador. Diagnóstico genético en Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica (FPGMX).

Investigador en genética de trastornos psiquiátricos en la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria (FIDIS) y la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Trabajé un tiempo en la Universidad de Oxford y en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Madrid.

Colaboro divulgando ciencia con Ángel Carracedo en @RadioGalega y @radiocarbasSER

 "Prevenir el narcisismo" y "Lo que dice la Ciencia sobre educación y crianza" son mis libros de divulgación.

Puedes contactar conmigo a través de mis redes sociales. Estaré encantado de responderte.

Facebook "La bitácora del Beagle"

Instagram

Twiter

Mi perfil científico: https://goo.gl/2pYXt1

Mi Linkedin: https://www.linkedin.com/in/juliorodriguez1280/

Sobre este blog

Debemos dejar sitio para la duda o no habrá progreso ni aprendizaje.
—Richard Feynman

Ver todos los artículos (75)