Cien años de la gripe "española" de 1918

09/01/2018 8 comentarios
Menear

¿Podría ocurrir una nueva pandemia de gripe como la de 1918?

La batalla de Meuse-Argonne fue la ofensiva final de la Primera Guerra Mundial. Tuvo lugar en los alrededores de la ciudad de Verdún (en el noreste de Francia), entre los días 26 de septiembre y 11 de noviembre de 1918. Fue la mayor operación y victoria de la Fuerza Expedicionaria Americana contra el ejército alemán e incluyó ataques de las tropas francesas, británicas y belgas. El resultando fue la derrota del ejército alemán y la firma del armisticio el 11 de noviembre de 1918 que puso fin a las hostilidades. Murieron 26.277 soldados americanos y se considera la batalla más mortífera de la historia del ejército americano. El cementerio americano de Meuse-Argonne, con 14.246 soldados, es el mayor cementerio estadounidense en Europa.

Cementerio

La ofensiva de Meuse-Argonne coincidió con la segunda oleada de la pandemia de gripe de 1918, la denominada gripe "española". No sabemos exactamente qué impacto tuvo la gripe en el desarrollo de la Primera Guerra Mundial, pero se calcula que causó más de 100.000 muertes entre los soldados de ambos frentes y dejó millones de soldados enfermos y debilitados. Así que, de alguna forma, el virus influyó. Por ejemplo, la gripe acabó con la vida de unos 30.000 soldados americanos en los campos de entrenamiento incluso antes de embarcarse para Francia. El número excede el de muertos en la batalla de Meuse-Argonne. Quizá la batalla contra el virus fue realmente la más mortífera del ejército americano.

Una característica de la pandemia de gripe de 1918 es que ocurrió en varias oleadas de distinta letalidad. La primera oleada ocurrió en la primavera de 1918, fue relativamente suave y causó pocas muertes. Después de un período de calma, el virus reemergió con fuerza en los meses de otoño de 1918. En esta segunda oleada causó decenas de millones de muertos por todo el planeta. Una tercera oleada ocurrió en los primeros meses de 1919. No sabemos exactamente el origen de la pandemia, pero bien podría estar relacionado con los millones de hombres que se hacinaban en los cuarteles militares y en los campos de batalla durante la Primera Guerra Mundial.

Primera Guerra Mundial

Se ha sugerido que la pandemia comenzó en la base militar británica en Etaples, en la costa norte de Francia. La base estaba repleta de hombres, en la zona costera, con gran cantidad de aves migratorias y rodeada de muchas granjas de cerdos, patos y gansos que servían de alimento para los soldados y... de reservorio para los virus. Esto pudo contribuir a una epidemia de infección respiratoria que ocurrió entre diciembre de 1916 y marzo de 1917, con síntomas clínicos similares a los de 1918. El origen de la pandemia también se ha relacionado con soldados indochinos (de Vietnam, Laos y Camboya) que lucharon en Francia entre 1916 y 1918, y que padecieron varios brotes de neumonía aguda. Además, el origen de la pandemia pudo estar también relacionado con el primer brote generalizado de gripe que ocurrió en un campo de entrenamiento militar americano en Kansas, en marzo de 1918 entre un grupo de trabajadores chinos contratados. La gripe se extendió rápidamente por el campamento y afectó a más de 1100 soldados. De ahí se extendió a otros campamentos americanos y pudo viajar a Europa en las tropas que desembarcaron en verano de 1918. En total, casi un 12 % del ejército americano fue hospitalizado por infecciones respiratorias entre marzo y mayo de 1918. En el frente de batalla, la gripe apareció en Francia entre las tropas británicas en abril de 1918. En el mes de mayo, el ejercito francés tuvo que evacuar del frente entre 1500-2000 soldados diarios por culpa de la gripe. Y algo parecido ocurría también entre los alemanes.

Soldados americanos 1918

Pero lo peor estaba por llegar. La segunda oleada, la más mortífera, ocurrió entre septiembre y noviembre de 1918. Fueron decenas de miles los soldados de ambos bandos que murieron por gripe, aunque las autoridades militares censuraron las noticias y minimizaron las cifras para no desanimar a los soldados: los héroes debían morir en el frente de batalla luchando contra el enemigo, no por gripe en la cama de un hospital. Es curioso comprobar que en muchas de las esquelas de la época se decía "por una enfermedad contraída en el frente de batalla", sin mencionar el tipo de enfermedad. Por eso, la gripe de 1918 se llamó la gripe "española". España era uno de los pocos países europeos que no intervino en la Guerra Mundial y no censuró las noticias acerca de la epidemia de gripe. El 22 de mayo de 1918 apareció la primera noticia sobre la epidemia de gripe en el periódico madrileño El Sol. Sin embargo, el resto de los países que participaban en la guerra censuraban las noticias para no desmoralizar a sus tropas. Las noticias en otros países era la gran guerra, en España la epidemia de gripe. Por eso, dio la falsa impresión de que los primeros casos surgieron en España, aunque en realidad no fue así. Es muy probable que la epidemia llegara a España desde Francia. Esta vez los españoles no tuvimos la culpa.

Barracón gripe 1918

La epidemia también se extendió entre la población civil. Se calcula que esta gripe causó más muertes en 25 semanas que el sida en 25 años. Mató a más personas en un año que la peste en la Edad Media en todo un siglo: entre 20 y 50 millones de personas murieron por la pandemia de gripe entre 1918 y 1919, muchas más muertes que en toda la Primera Guerra Mundial. Esta epidemia de gripe se diseminó más rápido que cualquier otra plaga. En solo tres meses se extendió por todo el planeta. En Europa el pico de mortalidad ocurrió entre los meses de octubre y noviembre de 1918. Si miras los registros oficiales de nacimientos y defunciones durante el siglo XX de tu pueblo o ciudad me apuesto lo que quieras a que muy probablemente en octubre de 1918 las defunciones superaron a los nacimientos.

Curva casos gripe 1918

Este virus de la gripe de 1918 fue 25 veces más mortal que otros virus de la gripe. Una característica peculiar fue su alta mortalidad entre personas jóvenes entre 20 y 40 años de edad. Sus efectos fueron devastadores, mataba rápidamente, en solo dos o tres días, y con síntomas hemorrágicos.

Mortalidad gripe 1918

Mortalidad del virus de la gripe por edad. La típica curva en forma de W de la gripe del 1918 ilustra la alta mortalidad entre los menores de cinco años, los jóvenes-adultos y los mayores de 60 años.

En 1918 la causa de la pandemia todavía era un misterio. El virus de la gripe no se aisló hasta 1933. Hace unos años se analizaron muestras de tejido pulmonar de soldados muertos por gripe en 1918 y los análisis moleculares demostraron que el virus de 1918 era del tipo A H1N1, y que surgió directamente de un virus de la gripe de aves, no necesitó mezclarse con otros virus para adaptarse al hombre y ser tan mortal. Incluso hoy en día se ha podido reconstruir por completo el virus. Se ha comprobado que este virus de 1918 "resucitado" es muy virulento, causa la muerte en los ratones de laboratorio y en los embriones de pollo mucho más rápidamente que cualquier otro virus de la gripe humano conocido, y crece muy rápidamente en células humanas. Los virus que causan la gripe "normal" producen en los animales una respuesta inmune pasajera, estimulan nuestras defensas lo suficiente como para controlar la multiplicación del virus; por eso la gripe estacional o normal dura solo unos días. Sin embargo, este virus de 1918 es capaz de causar una respuesta inmune anormalmente elevada, una reacción autoinmune masiva, que se conoce como "tormenta de citoquinas", que en vez de controlar al virus, lo que permite es su multiplicación y diseminación de forma mucho más agresiva, dañando y destruyendo rápidamente los tejidos pulmonares. Hoy sabemos que la gripe del 1918 estaba asociada a complicaciones respiratorias secundarias por colonización de bacterias como Haemophilus influenza y Streptococcus pneumoniae que causan neumonías letales. Afortunadamente, los antivirales actuales son efectivos contra este virus de 1918.

Cómo combatir la gripe

Hoy sabemos también que unos pequeños cambios o mutaciones son suficientes para hacer que un virus de la gripe virulento se trasmita entre mamíferos por el aire. ¿Podría la naturaleza generar nuevas cepas de gripe capaces de causar una pandemia tan devastadora como la de 1918? En ciencia el riesgo cero no existe. Sin embargo, nuestra capacidad de investigación, el conocimiento que tenemos hoy en día de este tipo de virus, las condiciones sanitarias e higiénicas de la población, la existencia de antibióticos que controlen las complicaciones bacterianas secundarias, las vacunas y los antigripales... en definitiva, la situación actual es muy diferente a la que hubo en 1918. Por eso, la posibilidad de una pandemia de gripe tan devastadora es improbable... aunque no imposible.

Para más información:

Death from 1918 pandemic influenza during the First World War: a perspective from personal and anecdotal evidence. Wever PC, y col. Influenza Other Respir Viruses. 2014. 8(5):538-46. 

Virus y pandemias. López-Goñi, I. 2015. Glyphos Publicaciones, Valladolid. Colección Naukas. ISBN: 978-84-943056-7-2