Un desconocido. Si introduces en PubMed el término "Mayaro" aparecen solo 142 artículos, muchos menos que si la búsqueda es del virus "Dengue" (16.369) y es que el virus Mayaro es un gran desconocido.

Sin embargo, la primera referencia que tenemos de este virus es de 1954, cuando se aisló por primera vez de la sangre de una persona infectada en Trinidad. Desde entonces ha habido unos pocos cientos de casos siempre en Centro y Sur América, sobre todo en los países de zonas amazónicas y típicamente durante la época de lluvias.

Suelen coincidir con brotes de dengue, fiebre amarilla y chikungunya. De hecho, los síntomas clínicos son indistinguibles: fiebre asociada con un dolor prolongado (semanas e incluso meses) de las articulaciones y sarpullido. La muerte asociada al virus Mayaro es muy rara. En algunos brotes de dengue, se ha podido demostrar que un 3 % de los pacientes eran positivos para el virus Mayaro.

Hasta ahora solo ha habido tres epidemias por este virus, dos en Brasil y una en Bolivia, y casos sueltos en Colombia, Venezuela, las Guyanas, Perú, Ecuador y Surinam. Se han descrito también algunos casos esporádicos en viajeros de Europa y Estados Unidos tras volver de esos países.

 

Distribución virus Mayaro

 

Países donde se ha identificado transmisión del virus Mayaro entre humanos, animales, o ambos (1)

Mayaro es un virus con envoltura y genoma ARN mono-hebra sentido positivo de unos 11,5 kb, de la familia Togaviridae, género Alphavirus. Se distinguen tres linajes genéticos. Antigénicamente, Mayaro está relacionado con el grupo de los virus Semliki Forest. Como existen muy pocos genomas de cepas de Mayaro secuenciados, todavía no es posible hacer un estudio en profundidad sobre su evolución.

 

Alphavirus

 

El virus Mayaro pertenece al género Alphavirus 

Como muchos otros alfavirus, es un virus transmitido por artrópodos (arbovirus: arthropod-borne virus). Es un virus selvático cuyo ciclo biológico ocurre entre el mosquito vector y primates y otros vertebrados que actúan como hospedadores. Durante uno de los brotes de virus Mayaro y fiebre amarilla en Brasil, se procesaron 9000 mosquitos de 26 especies, pero el virus Mayaro solo se aisló en el mosquito diurno Haemagogus janthinomys, el principal vector de la fiebre amarilla en su ciclo selvático. Sin embargo, otras especies de mosquitos también pueden ser infectadas por el virus y todavía hace falta más investigación para comprobar si otros mosquitos más "urbanos" o más adaptados a picar al hombre pueden actuar como vectores de forma eficaz.

 

Mosquito Haemagogus

 

Mosquito Haemagogus janthinomys, responsable también del ciclo selvático de la fiebre amarilla

El virus se ha detectado en gran cantidad de primates distintos y en otros vertebrados como armadillos y roedores, incluso en aves. De ese ciclo selvático, el virus de forma muy esporádica y accidental puede pasar al hombre (normalmente personas que trabajan o residen en los bosques tropicales húmedos). Algunos datos sugieren que el hombre puede ser un hospedador final, porque el número de virus en sangre es tan bajo que el mosquito al picar no conseguirá suficiente dosis infectiva del virus para continuar el ciclo humano-mosquito-humano, aunque son necesarios más estudios para confrmar esto.

El virus Mayaro es un gran desconocido

A pesar de todo lo que os he contado, Mayaro es un virus que se ha investigado muy poco. No existen antivirales específicos y solo hay un par de trabajos relaciones con el desarrollo de vacunas. No sabemos si los pocos casos descritos hasta ahora son la punta de un iceberg, como acaba de ocurrir con el Zika. Es necesario mejorar las técnicas diagnósticas de laboratorio que permitan diferenciar claramente entre las infecciones por dengue, fiebre amarilla, chikungunya y ahora Zika. Es necesario conoce mejor qué especies de mosquitos son competentes para transmitir el virus, o si el virus puede ser excretado por otros fluidos como saliva, orina, semen o lágrimas. Hay muchos factores que pueden influir en si el Mayaro dejará su vida selvática para adaptarse a la ciudad: la adaptación del propio virus a distintos mosquitos vectores, la disponibilidad y accesibilidad de los hospedadores selváticos y su interacción con los humanos, la densidad de población, los viajes y el contacto de personas y animales. De momento, parece que los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus no son capaces de mantener un ciclo de infección entre humanos, pero habrá que vigilar si mutaciones o adaptaciones futuras de este virus favorecen su extensión. Las alteraciones de los ecosistemas y la deforestación, los desplazamientos de poblaciones y la intromisión de los seres humanos y los animales domésticos en los hábitats donde viven los mosquitos transmisores pueden influir en la incidencia y el aumento de casos de infección por el virus Mayaro.

Si los mosquitos que pican al hombre con asiduidad se hacen más eficaces en transmitir este virus o si el virus se adapta a estos mosquitos, o los actuales vectores cambian de hábitos, el virus puede saltar de la selva a las ciudades y el riego aumentar.

No hay que estar preocupados, pero si vigilantes

(1) Mayaro virus: a forest virus primed for a trip to the city? Mackay, I. M., et al. Microbes and Infection, 2016, 27 October. http://dx.doi.org/10.1016/j.micinf.2016.10.007

Artículos relacionados

Lee también en SciLogs

Ignacio López-Goñi
Ignacio López-Goñi

Catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra. Su investigación se centra en la brucelosis, una enfermedad infecciosa que afecta tanto a los animales como al ser humano. Ha trabajado en la caracterización genética de factores de virulencia, el desarrollo de nuevas vacunas y de nuevos métodos moleculares para la detección de bacterias patógenas.

Blog: microBIO

Sobre este blog

Microbios: virus, bacterias, levaduras, protozoos,... todo un asombroso mundo invisible que influye en nuestra vida, nuestra salud y la del planeta.

Ver todos los artículos (46)