Un ejemplo de esta cara amarga de los hongos, fue la destrucción, a mediados del siglo XIX, de la cosecha de patatas en Irlanda producida por el pseudohongo Phytophthora infestans, que causó una gran hambruna y la muerte de cerca de un millón de personas. Esta plaga estimuló la emigración a América de varios millones de irlandeses. ¡Entre ellos los ascendientes de la emblemática familia Kennedy que tantos ríos de tinta rosa hizo correr en sus buenos tiempos! También son importantes las enfermedades de los castaños y de los olmos europeos causadas por los hongos Cryphonectria parasitica y Ophiostoma ulmi (Ceratocystis ulmi) que han llevado a la práctica desaparición de estos árboles en amplias áreas de la Península Ibérica donde han sido parte importante del arbolado urbano y campestre. Los mohos pueden contaminar y degradar los alimentos y causar grandes pérdidas económicas, ya que pueden crecer en los alimentos que no se almacenan de forma apropiada. Son también un problema importante cuando contaminan medios y reactivos empleados por las industrias químicas y farmacéuticas, porque alteran o estropean muchos productos de alto valor.

John F. Kennedy (Wikipedia)

En los seres humanos y en los animales, los hongos pueden producir una amplia variedad de enfermedades. Las micotoxicosis son las enfermedades causadas por la ingestión de alimentos contaminados con toxinas fúngicas. Dentro de estas, se podrían incluir los micetismos, enfermedades causadas por la ingestión de setas venenosas. Las alergias a los hongos son frecuentes y están relacionadas con la sensibilización a diferentes antígenos fúngicos. Estas alergias pueden manifestarse como cuadros relativamente leves de conjuntivitis y rinitis alérgicas pero también pueden ser causa de crisis pseudoasmáticas graves. Más adelante, dedicaremos una próxima entrada a las micosis que son las enfermedades infecciosas causadas por los hongos, que después de una colonización de las superficies cutáneas y mucosas en ocasiones pueden producir una invasión ulterior de los tejidos superficiales (micosis superficiales) o profundos (micosis profundas).

La afición por la micología se podría definir como el interés social cada vez mayor por el conocimiento, búsqueda y captura de especies de hongos de interés gastronómico. El protagonismo de estos hongos en la historia del crimen es llamativo aunque poco abundante. Algunas setas tóxicas del género Amanita, como Amanita phaloides con sus potentes toxinas, denominadas faloidinas, se han empleado para eliminar a líderes. Al emperador romano Claudio le sentó fatal la cena demasiado aderezada de setas venenosas que al parecer le preparó su esposa Agripina (madre de Nerón, por cierto). 

Emperador romano Claudio

Sin embargo, las intoxicaciones causadas por la ingestión de setas, o micetismos, son relativamente frecuentes y cada año fallecen personas que consumen hongos venenosos al confundirlos con otros de valor gastronómico. El consumo de Amanita muscaria puede provocar diferentes grados de toxicidad, desde efectos psicotrópicos cuando se ingiere en pequeñas cantidades hasta la muerte si se consume en grandes cantidades.

<em>Amanita phaloides</em>

<em>Amanita muscaria</em>

Claviceps purpurea puede parasitar a las gramíneas, como el centeno y el trigo, y causar el cornezuelo o ergot del centeno. Este hongo produce alcaloides, como la ergotamina, la ergocristina, la ergocriptina y la ergometrina, y el consumo de pan de centeno contaminado por este hongo puede ser causa de ergotismo, debido a las propiedades vasoconstrictoras de la ergotamina, o provocar efectos psicotrópicos parecidos a los de la dietilamida del ácido lisérgico (LSD). El ergotismo, también llamado «fuego de San Antonio», diezmó la población europea durante la Edad Media. Esta enfermedad era considerada un castigo divino y podría ser el origen, como medio de expiación, del peregrinaje por los diferentes Caminos de Santiago.

Cornezuelo del centeno
Otras toxinas importantes que se producen en los alimentos contaminados por hongos son las aflatoxinas (Aspergillus flavus), con efectos hepatotóxicos y carcinógenos, y los tricotecenos (Fusarium, Trichoderma, Stachybotrys, etc.), que son inhibidores de la síntesis de proteínas, con efectos citotóxicos y de necrosis.

Los tricotecenos fueron la causa de la muerte por aleucia tóxica de millares de personas en áreas de gran producción de cereales de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) tras el consumo de alimentos contaminados con estos géneros fúngicos. Además, los tricotecenos tienen un alto potencial para ser utilizados como armas biológicas por su fácil producción, porque no necesitan activación metabólica y por su rápida absorción por contacto con la piel, inhalación o ingestión. Hay sospechas fundadas de que la toxina T2, un tricoteceno, se ha utilizado ilegalmente y ha causado miles de muertes en Afganistán, Camboya, Laos y Vietnam.


Lecturas y audios recomendados
Bonifaz JA. Micología médica básica. 5.ª ed. México DF: McGraw-Hill; 2015.
Quindós Andrés G: Hongos (La Mecánica del Caracol por Eva Caballero, Radio Euskadi, 24 de octubre de 2011, Audio: "Aplicaciones de móvil, baterias y el mundo de los hongos" a partir del minuto 23:00)
Quindós Andrés G. Micología clínica. Barcelona: Elsevier; 2015.

Artículos relacionados

Lee también en SciLogs

Guillermo Quindós Andrés
Guillermo Quindós Andrés

Catedrático de Microbiología y Director del Departamento de Inmunología, Microbiología y Parasitología, en la Facultad de Medicina y Enfermería de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU). Su actividad investigadora se centra en el estudio de la patogenia, diagnóstico, tratamiento y prevención de las infecciones humanas, principalmente de las candidiasis y otras micosis. Es Director ejecutivo de la Revista Iberoamericana de Micología desde 1993, preside la Asociación Iberoamericana de Micología Médica desde 2019 y ha presidido la Asociación Española de Micología desde 2008 hasta 2016. Colabora desde 2011 en el espacio Mundo Micro del programa de Radio Euskadi La Mecánica del Caracol, dirigido por Eva Caballero Domínguez.


Página web/blog personal

Sobre este blog

Las relaciones ancestrales entre los microorganismos y los seres humanos son complejas. Su contribución al mantenimiento de los ecosistemas es esencial pero los microorganismos patógenos muestran su lado tenebroso como causas importantes de enfermedad y sufrimiento.

Ver todos los artículos (13)