Permítanme que me presente, o mejor aún, que les presente los objetivos de este blog. Empezando por el título. De ratones y hombres, como algunos de ustedes sabrán, es el título de una fantástica y dramática novela de John Steinbeck. Al parecer, Steinbeck lo tomó de un verso del no menos dramático poema A un ratón de Robert Burns, autor bastante desconocido por estos lares pero célebre en sus tierras escocesas (tanto, que su ratón decora algunos billetes de cinco libras). Cuentan que lo escribió tras destruir un nido de estas simpáticas y útiles (especialmente para la Neurobiología) criaturas, mientras trabajaba en su jardín. El poeta consuela al desafortunado roedor recordándole que no está solo, que los planes mejor cimentados de ratones y hombres suelen torcerse. Quienes trabajamos en ciencia conocemos bien este hecho: casi nunca conseguimos llevar a cabo nuestros planes a la primera. No obstante, somos más afortunados que el pobre ratón: muchas veces, los caminos torcidos nos llevan a los descubrimientos más fascinantes.

Todo esto para decirles que en este espacio me propongo compartir con ustedes hallazgos interesantes que nos han ayudado a entender las bases neurales del comportamiento de ratones y humanos (y otros primates, y cualquiera de nuestros compañeros del reino animal), los últimos avances en la comprensión, que redunda en la mejora de los tratamientos disponibles, de enfermedades que afectan a nuestro sistema nervioso, y en definitiva, cualquier cuestión que llame la atención de esta humilde neurobióloga. Espero que, careciendo este plan totalmente de cimientos, no llegue a torcerse.

Carmen Agustín Pavón
Carmen Agustín Pavón

Profesora ayudante doctora de la Universitat de València. Me doctoré en Neurociencias por la misma universidad, con una estancia breve en la Università di Roma La Sapienza. Trabajé como investigadora en la University of Cambridge, Centre de Regulació Genòmica de Barcelona e Imperial College London, y como profesora en la Universitat Jaume I de Castelló. Además, soy zurda, aprendiz de todo y maestra de nada.

Sobre este blog

"Que la actividad desarrollada de manera tan imperfecta haya sido y sea todavía para mí fuente inagotable de alegría, me hace percatarme de que la imperfección al llevar a cabo la tarea que nos hemos fijado o que nos ha sido asignada, se ajusta más a la naturaleza humana tan imperfecta que no la perfección."

Rita Levi-Montalcini, Elogio de la imperfección

Ver todos los artículos (47)