En el año 2013 presenté en TED Rosario (Argentina), el Plan B, B de biotecnología, B de bioeconomía y B de biofábrica transgénica (subtitulado en castellano, inglés, alemán y coreano) como alternativa a la problemática actual de un planeta a la deriva en lo ambiental-económico y con un plan A que hace bastante perdió su rumbo.

Transcurridos siete años comienza a vislumbrase con cierta claridad que no alcanza con la propuesta centrada en la biotecnología para revolver todos los desafíos actuales y futuros tendientes a satisfacer las necesidades humanas primarias, a saber: alimentación, salud, energía, vivienda, vestimenta, trasporte, cuidado del ambiente, comunicación y defensa.

Por ejemplo en el área de la energía la biotecnología puede aportar biogás, bioetanol y biodiesel y, la nanotecnología, paneles solares de puntos cuánticos, nanocatalizadores para convertir el dióxido de carbono en metano y baterías de mayor eficiencia para los autos eléctricos.

En el área de la salud la biotecnología da origen a biofármacos (ej.: anticuerpos monoclonales) y terapias biotecnológicas (terapias celulares y terapias génicas), mientras la nanotecnología revoluciona el ingreso de medicamentos al organismo con nanoaerosoles de ingreso nasal capaces de reemplazar las inyecciones, nanopartículas para destruir el cáncer por resonancia plasmónica superficial localizada, nanorrobots para diagnóstico y tratamiento y, biomiméticos, para producir anticuerpos y antivirales alternativos de plástico.

La nanotecnología da respuestas a las nueve de las necesidades humanas señaladas y comparte con desarrollos biotecnológicos cuatro de ellas: alimentación, salud, energía y cuidado del medio ambiente.

Por lo expuesto y tratando de comprender el constante avance de las tecnologías convergentes, creo que es necesario complementar el Plan B para salvar el mundo (planeta) presentado en el año 2013, hoy no me cabe ninguna duda que debemos avanzar en el contexto con un Plan NanoBio(NB) coincidente en las letras de inicio con las tecnologías del siglo XXI: las NBIC (Nano-Bio-Info y Cognotecnologías).

Información complentaria.

Tiempo de Nanoeconomía.

La convergencia de las tecnologías exponenciales y la singularidad tecnológica. Alberto L. D’Andrea (coordinador). 2017. Ed. Temas. Buenos Aires. Argentina.

Alberto Luis D’Andrea
Alberto Luis D’Andrea

Director de Nanotecnología y Nuevas Tecnologías de la Universidad CAECE (Buenos Aires, Argentina).Profesor y Doctor en Ciencias Químicas egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Posgrado de Ingeniería Biomédica dictado en conjunto por la Fundación Favaloro y la Facultad de Medicina (UBA). Presidente de la Confederación Argentina de Biotecnología (CAB) y de la Confederación Argentina de Nanotecnología (CAN). Coordinador de la Comisión de Biotecnología y Nanotecnología del Colegio de Ingeniería Agronómica (CPIA). Autor de numerosos trabajos de investigación en revistas internacionales, libros relacionados con la docencia y artículos en diarios y revistas. Último libro (2017) "La Convergencia de las Tecnologías Exponenciales & la Singularidad Tecnológica". Creador y redactor del periódico online Biotecnología & Nanotecnología al Instante. Creador y columnista del programa radial Café Biotecnológico.

http://albertodandrea.blogspot.com.ar 

Sobre este blog

Una visión del futuro desde la nanotecnología.

Ver todos los artículos