Durante años se habló de macroeconomía y de microeconomía sin poner el foco específicamente en el individuo. Avanzar hacia un contexto necesario para superar las problemáticas actuales implica, para algunos, centrarse en el comportamiento económico de las personas y para otros dar respuestas a sus necesidades económicas. En principio ambas posturas se complementan, la primera se basa en el saber y la segunda en el saber hacer.

La nanotecnología realiza innovaciones construyendo con átomos y moléculas. Tal es su desarrollo actual que dentro de una nanopartícula muy pequeña, por ejemplo 10nm (10x10-9m), puede ubicar e individualizar cada átomo en imágenes 3D. Hace visible lo que hasta ahora era invisible. De eso trata la nanoeconomía, de visibilizar las necesidades de cada persona, individualizarlas y dar las respuestas necesarias.

En la actualidad, una ley, un decreto o una resolución puede beneficiar a cierta cantidad de gente, no afectar a otros y perjudicar al resto. No existe una preocupación real por visibilizar la problemática de cada individuo. Saber cuánto necesita para vivir dignamente, considerando lo necesario para tener vivienda, comida, transporte, resguardo de su salud, etc. Luego, agrupar a quienes tienen necesidades similares y actuar en consecuencia. Tal como hace la nanotecnología, hacer visibles a quienes hasta ahora no lo son. La pregunta es, ¿por qué no lo son? Cuando uno utiliza un microscopio selecciona el aumento según lo que necesita o quiere observar.

Resulta evidente que la construcción económica, en la actualidad sin rumbo, comenzó de arriba hacia abajo, macro, micro,…algo tan antinatural como que nunca tuvo en consideración las leyes de la naturaleza logrando no solo una economía global sino también una destrucción ambiental exponencial.

Indefectiblemente, nos vamos acercando a la nanoeconomía, con la necesidad de invertir el orden, de abajo hacia arriba, de la necesidad individual a una micro y macro real, centrada en las necesidades de las personas y no en legislaciones arbitrarias.

Es tiempo de incorporar la tercera pata a la microeconomía y macroeconomía, es tiempo de visibilizar las necesidades de todos los integrantes del planeta, es tiempo de nanoeconomía.

Lectura complementaria:

Nanoeconomía & Nanotecnología.

Alberto Luis D’Andrea
Alberto Luis D’Andrea

Director de Nanotecnología y Nuevas Tecnologías de la Universidad CAECE (Buenos Aires, Argentina).Profesor y Doctor en Ciencias Químicas egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Posgrado de Ingeniería Biomédica dictado en conjunto por la Fundación Favaloro y la Facultad de Medicina (UBA). Presidente de la Confederación Argentina de Biotecnología (CAB) y de la Confederación Argentina de Nanotecnología (CAN). Coordinador de la Comisión de Biotecnología y Nanotecnología del Colegio de Ingeniería Agronómica (CPIA). Autor de numerosos trabajos de investigación en revistas internacionales, libros relacionados con la docencia y artículos en diarios y revistas. Último libro (2017) "La Convergencia de las Tecnologías Exponenciales & la Singularidad Tecnológica". Creador y redactor del periódico online Biotecnología & Nanotecnología al Instante. Creador y columnista del programa radial Café Biotecnológico.

http://albertodandrea.blogspot.com.ar 

Sobre este blog

Una visión del futuro desde la nanotecnología.

Ver todos los artículos