El envejecimiento de la población se ha convertido en uno de los principales retos para el futuro de nuestras sociedades. En Europa, en las tres últimas décadas, las tasas de natalidad y de mortalidad han disminuido gradualmente mientras que la esperanza de vida ha aumentado de manera significativa. Proyecciones de población del Eurostat indican que el número de personas mayores en la Unión Europea aumentará hasta el punto de que habrá apenas dos personas en edad de trabajar por cada persona de 65 años de edad o más, para el año 2060.

Entre otros muchos factores, las mejoras en la calidad de vida y la disponibilidad de la asistencia sanitaria permiten explicar, en parte, el proceso de envejecimiento de la población. Al mismo tiempo, ha aparecido la denominada "sociedad de la información", "sociedad del conocimiento" o "sociedad en red", una sociedad caracterizada por una amplia difusión y uso de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en todos los ámbitos de la vida, así como por una aumento de la capacidad tecnológica para almacenar e intercambiar más y más información de manera casi instantánea.

En la actualidad, las TIC no sólo afectan a la forma en que nuestras sociedades se organizan sino también cómo obtenemos la información, cómo trabajamos, cómo nos comunicamos, cómo nos entendemos y cómo interactuamos los unos con los otros. Más del 50 % de la población europea utiliza Internet a diario, aunque alrededor del 30 % no la han utilizado nunca. Además, las personas mayores y con discapacidad se enfrentan a dificultades particulares para beneficiarse plenamente de los nuevos contenidos y servicios digitales.

Dado que cada vez más las tareas cotidianas se llevan a cabo en línea, todo el mundo requiere de habilidades digitales mejoradas para participar plenamente en la sociedad. Por este motivo, la Agenda Digital de la UE tiene como objetivo lograr una mejor distribución de equipos y uso de las TIC, y así hacer frente a la brecha digital a nivel europeo. Para ello, la UE financia proyectos que puedan colaborar y aportar soluciones, especialmente en el campo de la gente mayor.

Uno de los proyectos que se desarrollan en este ámbito es el proyecto SEACW, que se centra en las TIC para la salud, el envejecimiento saludable y la inclusión. Este proyecto se inició en febrero de 2013, con una duración de 2 años, y está estructurado en un consorcio de nueve instituciones de cinco países europeos: Bulgaria, Francia, Italia, Malta y España.

El objetivo del proyecto es crear un ecosistema digital amigable para el usuario, atractivo y adaptado, basado en tecnologías abiertas y con aplicaciones en la nube (lo que se conoce como cloud computing), que será un punto de encuentro para todos aquellos interesados en el envejecimiento activo y saludable. Además, este ecosistema para la inclusión digital será un entorno vivo con apartados de información, formación en aspectos de uso de tecnologías TIC, herramientas y aplicaciones, y redes sociales, que activará las iniciativas sociales, nuevos trabajos y nuevos negocios, relacionados con las TIC para el envejecimiento activo y saludable.

El ecosistema se centrará en tres grupos objetivos: agentes de inclusión social, tanto profesionales como no profesionales, personas mayores y población en general.

  • Los agentes de inclusión social podrán utilizar el ecosistema para e-learning (adquisición de conocimientos del mundo digital y habilidades para el envejecimiento activo y saludable), pero también para disfrutar de herramientas, información, capacitación, mejora de la empleabilidad, etc.
  • Las personas mayores podrán utilizar el ecosistema como un punto de encuentro para la formación y la comunicación en Internet, promoviendo su inclusión digital. Los productos y servicios para este grupo se adaptarán a sus necesidades especiales (por ejemplo, con interfaces adaptadas a sus características.
  • Por último, las personas en general podrán utilizar el ecosistema para buscar información no sólo sobre las TIC y el envejecimiento activo y saludable, sino también para promover la solidaridad intergeneracional a través de las redes sociales con gente mayor.

SEACW

Figura 1: Diagrama del proyecto SEACW en el que se muestran los diferentes grupos objetivo, los roles, los dispositivos tecnológicos y las relaciones entre todos. 

Los agentes de inclusión social como las ONG, las asociaciones y los coordinadores de las iniciativas de inclusión digital, son el objetivo principal del proyecto debido a su papel de motivación y de amplio alcance. Estos actores están en condiciones de establecer el vínculo entre tecnología y personas excluidas. Ellos ayudarán a extender los recursos tecnológicos de las TIC desarrolladas en el proyecto, y a incrementar la conciencia de la población sobre envejecimiento activo y saludable, cosa que va a contribuir y a generar un efecto indirecto sobre la sociedad en su conjunto.

En resumen, SEACW promoverá un cambio de comportamiento en la población europea en el ámbito de envejecimiento activo y saludable, gracias a la promoción de las competencias de las TIC y el uso de las TIC entre los diferentes grupos destinatarios.

Jordi Solé i Casals
Jordi Solé i Casals
Sobre este blog
En la sociedad actual todo va muy deprisa. Comunicaciones, industria, avances técnicos y científicos... mucha información y poco tiempo para asimilarla nos produce vértigo y nos deja vacíos de saber. Intentaremos dar a conocer diferentes avances en el campo de la ciencia y la técnica en un lenguaje accesible, y devolver a la sociedad los resultados de las investigaciones hoy en curso.
Ver todos los artículos