Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

4 de Diciembre de 2020
BIOLOGÍA CELULAR

Antes de morir, las células activan células madre cercanas que las sustituirán

Las células apoptóticas, o «moribundas», pueden revivir durante el tiempo suficiente para promover su reemplazo.

En la apoptsosis, o muerte celular programada, las células senescentes o defectuosas se autodestruyen. Antes de desaparecer promueven la proliferación de otras células que las reemplazarán. [iStock_Dr_Microbe]

Los zombis son un elemento básico de las películas apocalípticas, pero no todos los muertos vivientes son malvados. En los intestinos de las moscas de la fruta, las células moribundas reviven durante un tiempo muy corto para ayudar a otras células a proliferar.

La apoptosis, o muerte celular programada, es un proceso que contribuye a la renovación natural de las células, especialmente en la sangre, la piel y el revestimiento del intestino. En sus estudios con la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster), Andreas Bergmann, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts en Worcester, y sus colaboradores han descubierto ahora que, en el intestino de este insecto, las células destinadas a morir pueden entrar brevemente en un estado similar al de los «no muertos», lo que provoca la proliferación de las células madre intestinales que las reemplazarán.

Para ello, las células moribundas fabrican una proteína que se une a su propia membrana plasmática, lo que estimula la producción de unas moléculas potencialmente dañinas llamadas especies reactivas de oxígeno. Estas hacen que las células inmunitarias del insecto se desplacen hasta el tejido. Una vez allí, producen unos mensajeros moleculares que activan una proteína de las células moribundas, la cual lleva a las células madre vecinas a multiplicarse.

Las células que se hallan en este estado de muerte transitoria podrían ser importantes para la renovación de los tejidos de otros organismos, incluidos los humanos, explican los investigadores.

Nature Research Highlights

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Transiently “undead” enterocytes mediate homeostatic tissue turnover in the adult Drosophila midgut». Alla Amcheslavsky, Jillian L. Lindblad y Andreas Bergmann en Cell Reports, vol. 33, artículo n.º 108408, noviembre de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.