Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

24 de Octubre de 2018
Economía

Así que pasen cincuenta años

Hace cerca de medio siglo, el Club de Roma predijo en su célebre informe Los límites del crecimiento un sombrío colapso económico. La actualización de aquel trabajo sigue viendo un cuadro muy parecido.

El mundo necesita cambiar inmediatamente sus sistemas energéticos para garantizar un crecimiento sostenible, afirman los economistas que han actualizado Los límites del crecimiento, el viejo informe del Club de Roma [Sawu12].

En los albores de una de las más notables conmociones económicas del siglo XX, la crisis del petróleo de 1973, un grupo de investigadores publicó un informe que se haría célebre: Los límites del crecimiento. Este trabajo, al que se prestó mucha atención y sería objeto de una gran polémica, pintaba un sombrío cuadro del futuro de la humanidad. Si no se le ponía freno al crecimiento económico y demográfico, decía, los recursos del planeta se agotarían y habría un colapso económico hacia 2070.

Pasados más de cuarenta años, las conclusiones principales del informe siguen siendo válidas, según un grupo de investigadores independientes que lo han actualizado con herramientas analíticas más desarrolladas. Como el informe de 1972, su actualización ha sido encargada por el Club de Roma, organización de científicos, economistas, políticos y empresarios que se fundó en 1968.

La actualización, publicada el 17 de octubre en Roma con motivo del quincuagésimo aniversario del Club, baña en agua fría al lector. Las conclusiones no son tan drásticas como las de de hace medio siglo, pero, no obstante, de ellas se sigue que la humanidad se encuentra en una especie de trampa.

Si las cosas siguen como hasta ahora, con un crecimiento económico acelerado, el mundo no podrá cumplir los objetivos para un desarrollo sostenible formulados por las Naciones Unidas, un conjunto de metas sociales, medioambientales y relativas a la prosperidad pensadas para 2030, según concluyen los autores. Y si los Gobiernos fortaleciesen considerablemente las politicas que los autores llaman «ordinarias» para satisfacer objetivos como la erradicación de la pobreza y del hambre o proporcionar una educación de calidad a todos, se correría el riesgo de incumplir los objetivos medioambientales.

«Hay un claro peligro de que hacia 2050 se haya llevado a los sistemas de soporte vital de la Tierra más allá de unos puntos desencadenantes irreversibles», dice el informe.

«Es muy turbador ver que seguimos encontrándonos con el mismo dilema que hace casi cincuenta años», afirma Julia Steinberger, economista ecológica de la Universidad de Leeds.

Las políticas ordinarias no lo conseguirán

El informe original consistía en un análisis cuantitativo basado en un modelo de ordenador que calculaba futuros resultados probables de la economía mundial. Las críticas se centraron principalmente en las suposiciones de los autores acerca de cuánto iban a durar los recursos naturales.

Algunos economistas dijeron de las pesimistas conclusiones del informe que eran «un disparate irresponsable»; otros criticaron la validez del modelo, llamado World3, un modelo económico dinámico del mundo creado por el economista estadounidense Dennis Meadow, coautor del libro, que se utilizó en este para predecir el consumo de energía, la polución y el crecimiento de la población.

La nueva versión del informe ha sido realizada por investigadores del Centro de Resiliencia de Estocolmo y la Escuela Noruega de Negocios BI, de Oslo. Se han valido de un modelo del sistema de la Tierra que para sacar sus conclusiones combina las variables socioeconómicas y biofísicas con una abundancia de datos históricos y nuevas informaciones socioecómicas. Estos elementos interaccionan en el modelo, mucho más robusto que World3 según Steinbergen, a medida que pasa el tiempo.

Los investigadores han hallado que el mundo está actualmente en camino de satisfacer en 2030 solo 10 de los 17 objetivos para un desarrollo sostenible. Los empeños por alcanzar con herramientas políticas ordinarias aquellos de estos objetivos que son de índole social tendrían la contrapartida de un uso insostenible o derrochador de los diversos recursos naturales: del agua, de la tierra, de la energía. Mantienen, pues, que los objetivos medioambientales, como la establización del clima, la reducción de la polución y la conservación de la biodiversidad, podrían acabar arrumbados.

Para librar a la civilización de más daños medioambientales de los que podría soportar, los autores piden a los líderes mundiales que tengan en cuenta políticas que les parecerán que caen fuera de lo ordinario. Solo unos cambios económicos y de comportamiento más extremos le permitirán al mundo lograr los 17 objetivos a la vez, dicen.

Entre esas políticas podrían estar que se prescinda rápidamente de los combustibles fósiles, una utilización más amplia de la planificación familiar para estabilizar las poblaciones y alentar activamente la reducción de la desigualdad económica, de modo que el 10% más rico de la gente no se lleve más del 40% o así de los ingresos.

El informe reivindica la visión original del mundo del Club de Roma y constituye una oportuna alternativa a la actitud de la teoría económica común de centrarse en el crecimiento y el equilibrio, dice Steinberg.

«La mayor parte de las conclusiones originales de Los límites del crecimiento siguen siendo ciertas», dijo Johan Rockström, investigador de la sostenibilidad en el Centro de Resiliencia de Estocolmo y uno de los coautores del informe, en la presentación de este. Lo cual «es científicamente satisfactorio, pero no lo es para las sociedades».

Quirin Schiermeier / Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Transformation is feasible - How to achieve the Sustainable Development Goals within Planetary Boundaries», de Randers J. et al. en Stockholm Resilience Center / Publications.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.