Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

11 de Diciembre de 2016
Microbiología

Bacterias subterráneas presentan resistencias completamente nuevas

Incluso cuevas muy profundas albergan bacterias resistente a los antibióticos. Uno de esos organismos aplica contra estas sustancias estrategias bioquímicas hasta ahora desconocidas.

Cristales de la cueva de Naica [Alexander Van Driessche/CC BY 3.0 CC BY]

Una bacteria que vive cientos de metros por debajo del suelo es resistente contra toda una variedad de antibióticos. Y eso pese a que su ecosistema hace millones de años que se quedó aislado de la superficie terrestre. En especial, los microbios aplican estrategias que los organismos de la superficie desconocen. Así lo cuentan Gerard Wright y su grupo de trabajo de la Universidad McMaster, del estado canadiense de Ontario, en Canadá, tras haber estudiado meticulosamente el genoma de Paenibacillus sp. LC231, bacteria procedente de la cueva de Lechuguilla, en Nuevo México, Estados Unidos. Entre los 18 genes de resistencia han encontrado cinco a los que no se les conocen otros que les sean afines, y de ellos hay tres que actúan mediante mecanismos hasta ahora desconocidos.

La cueva de Lechuguilla no es solo una de las mayores del mundo, sino también una de las más hermosas gracias a sus enormes formaciones cristalinas. Las zonas más hondas de la cueva, hasta ahora explorada solo en parte, se quedaron aisladas de la superficie hace cuatro millones de años. Sin embargo, la resistencia de las bacterias del ecosistema está muy extendida. Paenibacillus destaca por la variedad de sus resistencias, incluso contra las clases de antibióticos más modernos. Además, el grupo de trabajo halló perfiles de resistencia comparables en parientes de ese organismo que viven en la superficie, así que los genes correspondientes deben de pertenecer a un linaje evolutivo común. Estos resultados muestran cuán grande es la variedad de posibles mecanismos de resistencia en el medioambiente, escribe Wright.

Más información en Nature Communications.

Fuente: spektrum.de/Lars Fischer

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.