Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

17 de Diciembre de 2020
NEUROCIENCIA

Café para prevenir el deterioro cognitivo

Los componentes bioactivos presentes en el café podrían atenuar la producción de un péptido implicado en el alzhéimer.

La cafeína que contiene el café favorece el funcionamiento cognitivo. [iStock/ Romolo Tavan]

El consumo de café, sobre todo el cafeinado, reduce el riesgo de deterioro cognitivo en las personas mayores. A esta conclusión han llegado investigadores del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición y del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili, según publica la revista European Journal of Nutrition.

Para el estudio, los científicos contaron con 6.427 voluntarios de más de 65 años y con sobrepeso de toda España dentro del estudio Predimed-Plus. Evaluaron la función cognitiva de todos ellos mediante una baterı́a de cuestionarios neuropsicológicos que exploran funciones cognitivas diversas, entre ellas, la memoria, la orientación, el registro, la concentración, la velocidad de procesamiento, la búsqueda visual y la atención. Según observaron, las personas que incluían el consumo de café en su dieta diaria tenían un menor riesgo de presentar deterioro cognitivo en comparación con las que no lo consumı́an. También constataron que esa función de protección se producía en los individuos consumidores de café con cafeı́na, no así en los que tomaban café descafeinado. En relación a la cantidad diaria, los que bebían dos o más tazas de café con cafeı́na (unos 100 ml) presentaban un menor riesgo de disfunción cognitiva que los que tomaban menos de una taza al día. En el caso del café descafeinado, no detectaron dicha relación.

La cafeína, componente clave

Basándose en otros estudios, los autores sugieren que la cafeína, al ser estructuralmente similar a la adenosina, un neurotransmisor con efectos inhibidores del sistema nervioso central, podría interactuar con la neurotransmisión en diferentes regiones del cerebro, y con ello, beneficiar funciones como la vigilancia, la atención, el estado de ánimo y la excitación.

Según explica en un comunicado de prensa Indira Paz, autora principal del estudio: «La asociación beneficiosa entre el consumo de café y el deterioro cognitivo podría ser el resultado de la interacción sinérgica entre los diferentes compuestos bioactivos presentes en el café. Por un lado, los compuestos fenólicos con propiedades antioxidantes podrían ayudar a disminuir el estrés oxidativo y la inflamación de las neuronas, que junto con otros componentes bioactivos presentes en el café podrían atenuar la producción de un péptido denominado amiloide beta, el cual según se sugiere, constituye un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad Alzheimer.»

De esta manera, el consumo de café podrı́a prevenir el daño neuronal, la sinaptotoxicidad (es decir, evitar que la acumulación elevada de amiloide beta en las neuronas, lo que puede originar efectos tóxicos) y, con ello, constituir una herramienta para la prevención del deterioro cognitivo.

La redacción

Fuente: CIBEROBN

Referencia: «Association between coffee consumption and total dietary caffeine intake with cognitive functioning: cross-sectional assessment in an elderly Mediterranean population». I. Paz-Graniel et al. en European Journal of Nutrition, 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.