Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

15 de Septiembre de 2010
Neurociencia

Cómo decide el cerebro

¿Cómo opera nuestro cerebro cuando tomamos decisiones? Un equipo de investigadores identifica las zonas implicadas en la confianza y el momento de decidir.

A través de técnicas de neuroimagen, un equipo de científicos ha descrito las áreas neuronales relacionadas con el grado de seguridad o confianza (confidence) que el cerebro presenta a la hora de tomar decisiones. El equipo  —formado por Gustavo Deco, director de la Unidad de Investigación en Congnición y Cerebro de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), en colaboración con los investigadores Edmundo T. Rolls, del Oxford Centre for Comuptacional Neurocience, y Fabian Grabenhorst, del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford—, ha desarrollado un modelo computacional que explica cómo el cerebro opera para computar el grado de confianza en el momento de decidir.

Según las conclusiones del estudio, el área del cerebro implicada en la toma de decisiones se situada en la región dorsolateral del córtex prefrontal. Hasta ahora, los mecanismos neuronales subyacentes a dicha función cerebral cognitiva no estaban suficientemente explicados hasta ahora. De esta manera, la investigación pone de manifesto que una red neuronal concreta establece las conexiones de tipo excitador entre cèlulas corticales piramidales, de tal modo que supone una arquitectura no sólo válida en la toma de decisiones, sino que también podria intervenir en la memoria.

El trabajo se ha llevado a cabo a través de técnicas de neuroimagen basadas en la resonancia magnética funcional depenendiendo del nivel de oxigenación sanguínea (fMRI BOLD), una variable relacionada con la dificultad de la toma de decisiones según se apliquen estímulos diferentes. En este caso se ha trabajado con estímulos térmicos, así como olfativos relacionados con la obtención de recompensa y placer subjetivo.

Modelo computacional
Por otro lado, los autores han utilizado un modelo computacional biológicamente plausible con la toma de decisiones, con el fin de establecer hipótesis cuantitativas procedentes de las técnicas de neuroimagen fMRI. La combinación de los datos obtenidos por los mismos investigadores en estudios anteriores han ayudado a relacionar el proceso cognitivo analizado según diferentes tipos de estímulos de recompensa.

El modelo, que incorpora efectos biofíscos y estadísticos, es capaz de realizar predicicones de tipo cuantitativo a diferentes niveles del proceso cerebral: desde las corrientes sinàpticas que se establecen entre las redes neuronales, pasando por la actividad neuronal, el comportamiento, hasta la fiabilidad de la elección en la toma de decisiones.



Fuente:
UPF

Más información: Neuroimage

Ilustración: UPF

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.