29 de Julio de 2021
Psicología del deporte

¿Cómo se logra la excelencia en el deporte?

La práctica multidisciplinar a temprana edad, y no la especialización, favorece el rendimiento exitoso a largo plazo.

Al parecer, la práctica multidisciplinar en el deporte contribuye a la excelencia a largo plazo. [iStock/ Sean Shot]

Para figurar entre los mejores atletas del mundo, no es necesario empezar a practicar deporte a edad temprana ni entrenar la misma disciplina un día tras otro durante años. Al parecer, el mejor modo para conseguir la excelencia a largo plazo radica en la práctica multidisciplinar. A esta conclusión ha llegado un equipo dirigido por Arne Güllich, de la Universidad Técnica de Kaiserslautern, en un metanálisis publicado en Perspectives on Psychological Science.

Los investigadores analizaron 51 estudios, los cuales incluían, en conjunto, más de 6.000 atletas de alto nivel; entre ellos, 772 atletas de categoría mundial, de 15 nacionalidades y de todas las disciplinas olímpicas. Según hallaron, el éxito temprano en un deporte no constituye un requisito previo para convertirse en un campeón de esa disciplina. Por término medio, los atletas adultos de excelencia mundial empezaron a entrenar y a competir en una misma disciplina más tarde y progresaron con mayor lentitud al principio en comparación con los deportistas que habían alcanzado el éxito a edad temprana. Estos últimos habían empezado a practicar un mismo deporte y a competir en esa disciplina de muy jóvenes.

Aunque el estudio no indica la edad óptima para empezar a entrenar, sí revela algunas pistas: en los deportes de «inicio temprano», como la gimnasia, el tenis o el fútbol masculino, el entrenamiento suele comenzar a la edad de la escuela primaria, mientras que en los deportes de «inicio tardío», entre ellos, el triatlón y el remo, se encuentra entre los 14 y los 18 años. En otras disciplinas, la edad varía mucho: entre los 8 y los 16 años. «En todos los deportes, la edad inicial de los atletas que habían conseguido una excelencia a nivel mundial era unos dos años superior a la de los deportistas destacados a escala nacional», indica Güllich.

A los 25 años, los adultos habían completado una media de 9.000 horas de entrenamiento guiado en su deporte principal, más unas 1.000 horas en otras disciplinas. En el caso de los atletas de alto nivel, la proporción era aún más equilibrada. «Los atletas adultos que competían a nivel mundial se habían entrenado en otros deportes durante la infancia y la adolescencia.»

Desarrollo a largo plazo

Todavía no está claro por qué la diversidad de disciplinas deportivas contribuye al éxito posterior, señalan los autores. Quizá podría evitar el desgaste y las lesiones, así como facilitar el posterior aprendizaje de habilidades específicas o aumentar la posibilidad de seleccionar el deporte más adecuado. Por otro lado, aunque en la práctica multidisciplinar la evolución suele ser más lenta al principio, el desarrollo a largo plazo resulta más sostenible.

Los autores comparan este escenario con el de la ciencia. Así, muchos de los galardonados con el premio Nobel han desarrollado una experiencia de estudio y trabajo multidisciplinar, además de presentar un progreso inicial más lento que los premiados a nivel nacional.

Los atletas de talla mundial que empezaron pronto son la excepción, no la regla, señalan los investigadores. En la actualidad, se suelen buscar jóvenes que ya muestran un alto rendimiento y que han entrenado con intensidad un deporte. Ello suele suponer éxitos a corto plazo, pero «a expensas del desarrollo a largo plazo», sostienen los autores.

Christiane Gelitz

Referencia. «What makes a champion? Early multidisciplinary practice, not early specialization, predicts world-class performance». Arne Güllich et al., publicado en línea en Perspectives on Psychological Science el 14 de julio de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.