Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

22 de Julio de 2020
Psicología

COVID-19: ¿Quién cumple las normas?

La personalidad, la gravedad de la situación, las normas sociales o el conocimiento sobre la eficacia de las restricciones, ¿qué influye más en la aplicación de las medidas de prevención?

La forma en que las personas perciben la situación explica más la variación en el cumplimiento de las restricciones que los rasgos de personalidad. [iStock/ Julien Viry]

Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, los ciudadanos nos hemos acostumbrado juntos a las nuevas condiciones de vida: usamos mascarilla y mantenemos la distancia física como medidas preventivas. Aunque unos más que otros. ¿Cómo puede predecirse si se cumplirán las normas?

Con el fin de averiguarlo, un equipo internacional dirigido por Sascha Kraus, de la Universidad de Durham, han encuestado a través de una aplicación de teléfono móvil a más de 8300 personas de 70 países: participantes de habla inglesa (2850), francesa (2444), española (1216), alemana (997), italiana (707) o portuguesa (80), entre otros. Según publican en Global Transitions, los de habla italiana eran particularmente propensos a seguir las reglas, mientras que los hispanohablantes lo eran menos. Los de habla inglesa se mostraron notablemente más dispuestos a seguir las normas que estos últimos, pero menos que los que contestaron en francés, alemán o italiano. Por sexos, las mujeres eran algo más propensas a cumplir con las restricciones para reducir la propagación de la pandemia que los hombres. La edad no parece guardar relación con el cumplimiento voluntario de las medidas de prevención.

En cambio, el acatamiento de las normas se halla estrechamente vinculado con la creencia de que las medidas resultan eficaces y protegen la salud. La gravedad de la enfermedad, la confianza en el Gobierno e incluso la personalidad apenas influye en este aspecto, según los autores. Ahora bien, cuando se trata de advertir a otra persona sobre la necesidad de que actúe con precaución por motivos de salud, sí parece que la personalidad importa: la tendencia a aconsejar el cumplimiento de las medidas de prevención a los congéneres es mayor entre las personas concienzudas, extravertidas y de mente abierta.

El poder de la situación

Otro estudio, publicado en Personality and Individual Differences por Marcin Zajenkowski, de la Universidad de Varsovia, junto con otros investigadores, y en el que han participado 263 adultos ha llegado a una conclusión similar: si bien la personalidad del ciudadano apenas explica su disposición a seguir las normas establecidas por el Estado, las personas tolerantes destacan a la hora de cuidar de los demás y favorecer una convivencia armoniosa.

En la otra cara de la personalidad, explican los psicólogos, se encuentra la llamada tríada oscura: las personas que que se inclinan por el maquiavelismo perciben las reglas como una restricción inaceptable de sus propios intereses; en caso de psicopatía, se carece de la empatía necesaria, y los narcisistas piensan que no requieren adherirse a las reglas porque saben más. Al parecer, el conjunto de estos rasgos de personalidad influye tanto como la evaluación de la situación. ¿Son las circunstancias tan adversas que se requieren una acción y una obligación moral? Cuanto más de acuerdo se muestran los sujetos, más probable resulta que sigan las reglas. La situación puede ser más poderosa que cualquier inclinación personal, afirman los investigadores. Por ello, recomiendan que se informe más y mejor sobre la situación que se está viviendo.

Pero incluso la personalidad y la situación, en su conjunto, explican el acatamiento a las reglas solo en parte. Las normas sociales desempeñan un papel más relevante cuando se trata de adoptar una conducta que se corresponda con las normas establecidas (aunque todavía faltan hallazgos más concretos en relación con la pandemia de COVID-19). A grandes rasgos, los investigadores sociales distinguen tres factores que favorecen que las personas acaten las normas: uno, perciben esa conducta como un consenso o una decisión de «la mayoría» (su grupo de referencia); dos, se someten a presiones o incentivos externos, y tres, internalizan una norma. Solo en este último supuesto, los individuos actúan por convicción, y seguirán comportándose como se espera: saldrán a la calle con mascarilla.

Chirstiane Gelitz

Referencias: «Predictors of COVID-19 voluntary compliance behaviors: An international investigation». Cory Clark et al., en Global Transitions, vol. 2, págs. 76-82, 2020.

«Who complies with the restrictions to reduce spread of COVID-19?: Personality and perceptions of the COVID-19 situation». Marcin Zajenkowski et al. en Personality and Individual Differences, vol. 166, 2020.

Encuentra aquí todos los contenidos de Investigación y Ciencia sobre la pandemia de COVID-19. También puedes acceder a los artículos publicados por Scientific American y otras de sus ediciones internacionales a través de esta web.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.