11 de Octubre de 2021
COVID-19

Datos del mundo real muestran que los filtros de aire eliminan el virus causante de la COVID-19

Se demuestra que un filtro económico y portátil consigue retirar del aire el SARS-CoV-2 y otros microorganismos patógenos de un hospital.

Los filtros HEPA pueden filtrar partículas microscópicas de pocas micras de tamaño. Lo consiguen gracias a las fibras posicionadas aleatoriamente en forma de malla. [JoseAntonioGarrido/Wikimedia Commons]

Una investigación realizada en un hospital inundado de personas con COVID-19 ha confirmado que los filtros de aire portátiles eliminan eficazmente las partículas del SARS-CoV-2 del aire, la primera prueba de este tipo en un entorno del mundo real. Los resultados sugieren que los filtros de aire podrían usarse para reducir el riesgo de que los pacientes y el personal médico contraigan el SARS-CoV-2 en los hospitales, dicen los autores del estudio.

A pesar del uso adecuado del equipo de protección personal, los hospitales han informado de una propagación sustancial del SARS-CoV-2 de los pacientes a los trabajadores de la salud. Una causa sospechosa de tales casos son las partículas virales en el aire, que son uno de los principales impulsores de la transmisión del SARS-CoV-2.

Experimentos anteriores para probar el rendimiento de los filtros de aire demostraron su capacidad para eliminar partículas inactivas mientras operaban en entornos cuidadosamente controlados.  «Lo que no se sabía era qué tan efectivos serían para eliminar el SARS-CoV-2 en un entorno del mundo real», dice el coautor del estudio Vilas Navapurkar, médico de la unidad de cuidados intensivos (UCI) en el Hospital Addenbrooke en Cambridge, Reino Unido. Los hospitales han recurrido a los filtros de aire portátiles como una solución atractiva cuando sus salas de aislamiento están llenas, dice Navapurkar, pero es importante saber si dichos filtros son efectivos o si simplemente brindan una falsa sensación de seguridad.

Para determinar cómo resisten los filtros a las condiciones del mundo real, Navapurkar y sus coautores los instalaron en dos salas COVID-19 totalmente ocupadas: una sala general y una UCI. El equipo eligió filtros de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA), que soplan aire a través de una malla fina que atrapa partículas extremadamente pequeñas. Los investigadores recolectaron muestras de aire de las salas durante una semana cuando se encendieron los filtros de aire y dos semanas cuando se apagaron.

En la sala general, el equipo encontró partículas de SARS-CoV-2 en el aire cuando el filtro estaba apagado, pero no cuando estaba encendido. Sorprendentemente, el equipo no encontró muchas partículas virales en el aire de la sala de cuidados intensivos, incluso cuando el filtro estaba apagado. Los autores sugieren varias razones posibles para esto, incluida una replicación viral más lenta en etapas posteriores de la enfermedad. Como resultado, el equipo dice que las medidas para eliminar el virus del aire podrían ser más importantes en las salas generales que en las UCI.

Una solución simple

«Este estudio sugiere que los purificadores de aire HEPA, que siguen siendo poco utilizados en los hospitales canadienses, son una forma barata y fácil de reducir el riesgo de patógenos transmitidos por el aire», dice David Fisman, epidemiólogo de la Universidad de Toronto, Canadá, que no participó en la investigación.

Los científicos descubrieron que los filtros no solo protegen contra el SARS-CoV-2. Cuando se apagaron los filtros, el aire en ambas salas contenía cantidades detectables de otros patógenos que causan infecciones en los hospitales, como Staphylococcus aureus, Escherichia coli y Streptococcus pyogenes. Los filtros los eliminaron en gran medida. Por lo general, no se cree que estos organismos se propaguen por el aire, pero «este estudio sugiere que estas infecciones también se pueden propagar por aerosol», señala Fisman.

Los hallazgos aún no han sido revisados ​​por pares.

Tosin Thompson/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Resarch Group.

Referencia: «The removal of airborne SARS-CoV-2 and other microbial bioaerosols by air filtration on COVID-19 surge units». A. Conway-Morris et. al. en el repositorio de preimpresión medRxiv, 22 de septiembre 2021.

Encuentra aquí todos los contenidos de Investigación y Ciencia sobre la pandemia de COVID-19. También puedes acceder a los artículos publicados por Scientific American y otras de sus ediciones internacionales a través de esta web.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.