Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

13 de Noviembre de 2018
Alzhéimer

Descubren el vínculo genético entre la enfermedad de Alzheimer y los trastornos cardiovasculares

Identifican variantes en el ADN que favorecerían el desarrollo de ambas patologías.

Según un reciente estudio, el alzhéimer y las enfermedades cardiovasculares compartirían un mismo origen genético. [iStock/TanyaJoy]

La relación entre la demencia y los factores de riesgo cardiovasculares, como la obesidad, la diabetes, la hipertensión o el sedentarismo, parece cada vez más evidente. Asimismo, con frecuencia, el cerebro de los ancianos con alzhéimer presenta alteraciones en los vasos sanguíneos. Pero ¿existe una relación genética entre esta enfermedad neurodegenerativa y los trastornos cardiovasculares?

A fin de dilucidar dicha cuestión, Rahul. S. Desikan y su equipo, de la Universidad de California en San Francisco, en colaboración con otros investigadores de Estados Unidos, así como de Holanda y Noruega, han analizado el genoma de 1 millón y medio de personas.

Según los resultados, publicados por la revista Acta Neuropathologica, la presencia de pequeñas variaciones en algunos genes aumentaría la probabilidad tanto de desarrollar alzhéimer como niveles altos de colesterol en sangre, característicos de las patologías del corazón y los vasos sanguíneos.

En total, los científicos identificaron 90 regiones del genoma con alteraciones significativas en la secuencia del ADN, susceptibles de provocar ambas enfermedades. Para Desikan y su equipo, estos genes podrían alterar la capacidad del organismo para procesar los lípidos, hecho que originaría el trastorno vascular y la neurodegeneración.

Otros factores de riesgo asociados con las patologías del corazón y los vasos sanguíneos, como el índice de masa corporal, la diabetes mellitus de tipo 2, la enfermedad de la arteria coronaria o la relación cadera-cintura, no presentaron ninguna relación genética con el alzhéimer. Por consiguiente, su influencia sobre la enfermedad podría deberse únicamente al estilo de vida.

De forma interesante, los investigadores observaron que las personas sanas, pero con antecedentes familiares de la enfermedad de Alzheimer, mostraban mayor probabilidad de portar las mutaciones de riesgo descritas en el presente trabajo. Además, la expresión de los genes afectados resultó alterada en muestras de tejido cerebral obtenidas tras la muerte de pacientes con alzhéimer.

De confirmarse el hallazgo, Desikan y sus colaboradores destacan que, en individuos cuyo ADN contenga las variantes de riesgo, la administración de fármacos diseñados a fin de reducir los niveles de colesterol podría retardar la aparición del trastorno degenerativo.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Dissecting the genetic relationship between cardiovascular risk factors and Alzheimer's disease», de I. J. Broce et al. en Acta Neuropathologica, publicación avanzada en internet el 9 de noviembre de 2018.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.