Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 18/10/2018 - Sordera

    ¿Restaurar la pérdida de audición?

    Experimentos realizados en ratones identifican una proteína cuya estimulación promovería la regeneración de las células sensoriales dañadas por el exceso de ruido o la edad.

  • 17/10/2018 - astronomía

    Pero ¿cómo se forman realmente los planetas?

    Como un coche que pesa el doble que el acero con que lo hicieron, los exoplanetas tienen una masa mucho mayor que el material del que surgen. Este nuevo hallazgo pone en entredicho las teorías de la formación planetaria.

  • 17/10/2018 - Comportamiento

    Por qué vivir en pareja engorda

    Los hábitos comunes que se adquieren durante la convivencia son los responsables del aumento de peso.

  • 16/10/2018 - astronomía

    Grandes penitentes de Europa

    Recuerdan a los nazarenos de una procesión, con sus ropas blancas y sus capirotes. Son unas agudas cuchillas de hielo que se juntan a cientos en neveros o campos de hielo. Y no las hay solo en la Tierra.

  • 16/10/2018 - Nutrición

    Aquello que comemos puede afectar a nuestros bisnietos

    En ratones, la sobrealimentación de los progenitores promovería la aparición de conductas de drogadicción e induciría cambios metabólicos característicos de la obesidad en sus descendientes. Los efectos se observarían a lo largo de tres generaciones.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 14/12/2017

Biología del desarrollo

Detectar el crecimiento óseo mediante un análisis de sangre

El hallazgo podría ayudar a monitorizar el tratamiento de niños con problemas de desarrollo del esqueleto.

Science Translational Medicine

Menear

Un simple análisis de sangre basta para detectar el colágeno de tipo X. Su uso como marcador podría ayudar a monitorizar el tratamiento de niños con problemas de crecimiento. [iStock/Choreograph]

Muchas enfermedades graves afectan a la formación del sistema esquelético en edades tempranas. Por consiguiente, es común usar el crecimiento óseo con el fin de evaluar la salud de los niños y su correcto desarrollo.

Los huesos se crean mediante un proceso llamado osificación endocondral, durante el cual, el tejido óseo remplaza al cartilaginoso. La degradación del cartílago provoca la formación de un fragmento de la proteína de colágeno de tipo X. Ahora, investigadores del Hospital para Niños Shriners y la Universidad de Ciencia y Salud de Oregón en Portland han detectado este fragmento en muestras de sangre humanas y han estudiado su relación con el ritmo de desarrollo óseo.

Según sus resultados, publicados por la revista Science Translational Medicine, cuanto mayor es la concentración de la proteína, mayor es la velocidad de crecimiento esquelético. Además, la cantidad de colágeno de tipo X disminuye con la edad, pues la formación de hueso se ralentiza. Los científicos también hallaron una relación entre la presencia del fragmento y la curación de fracturas óseas en personas adultas. Concretamente, observaron un claro aumento temporal durante el proceso de cicatrización.

Múltiples aplicaciones clínicas

Medir la velocidad a la que crecen los huesos no es una tarea sencilla, pues se trata de un proceso lento y las técnicas disponibles no permiten apreciar cambios pequeños. Sin embargo, este es un parámetro fundamental para evaluar la respuesta al tratamiento en niños con déficits de la hormona de crecimiento y acondroplasia, una causa común de enanismo. El uso del colágeno de tipo X como marcador podría solucionar el problema, ya que su aparición en el torrente sanguíneo se relaciona en tiempo real con la formación ósea. Ello permite observar alteraciones que ocurren en un breve espacio de tiempo, como días o semanas. Además, basta un simple análisis de sangre para detectarlo.

La proteína también podría usarse para monitorizar el proceso de cicatrización del hueso después de una fractura, controlar la escoliosis o bien diagnosticar la osteoartritis. Asimismo, los científicos no descartan aplicaciones clínicas no relacionadas con el sistema esquelético. Por ejemplo, la detección de tumores. Con anterioridad, se ha descrito la relación entre el colágeno de tipo X y dos tipos de cáncer, colorrectal y de mama. Estos resultados son prometedores, pero aún es pronto para afirmar el potencial del fragmento como marcador oncológico. Será necesario seguir con la investigación.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «A degradation fragment of type X collagen is a real-time marker for bone growth velocity» de R. F. Coghlan et al. en Science Translational Medicine, 9, eaan4669, 6 de diciembre de 2017.

Artículos relacionados