31 de Mayo de 2012
Psicología

Dueños y mascotas

Las personas con tendencia a ser hoscas y poco amables suelen preferir los perros con fama de agresivos.

Las personas con tendencia a ser hoscas suelen preferir los perros robustos y con apariencia agresiva. [Wikimedia Commons / Luigioz]

Bien puede ser cierta la creencia de que las personas se parecen a sus mascotas. Al menos en lo que ha perros se refiere. un reciente estudio revela que los jóvenes hostiles y poco amables prefieren a los canes con fama de agresivos, entre ellos, los bull terriers o los bóxer. Ahora bien, esta preferencia  no guarda relación con una conducta delictiva ni la intención de alardear, marcar un cierto estatus social  o ligar, según indica el mismo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Leicester.

“Este tipo de investigación contradice la percepción de que los propietarios de perros de aspecto agresivo son siempre irresponsables o antisociales”,  apunta Vicent Egan, responsable del estudio.


¿Qué  perro te gusta más?

Para la investigación, los probandos tuvieron que indicar qué  perro preferían de entre una clasificación de razas; asimismo cumplimentaron una serie de test de personalidad. Las razas de canes fueron clasificadas según su reputación de más o menos agresivo. Encabezaban la lista los bull terrier, seguidos de los bóxer; en el extremo contrario se encontraban los perros considerados más dóciles, entre ellos, los coker spaniel.

Según los resultados, ciertos factores de personalidad se relacionaban con la preferencia de mascota con aspecto agresivo. A saber, las personas, en especial los jóvenes, con unos niveles bajos de personalidad amable (por lo general, sujetos poco amigables y solidarios, pero competitivos) eran más propensos a que les gustaran los perros con apariencia agresiva y robusta. Sin embargo, no se encontró relación entre  el gusto por las razas agresivas y un comportamiento de  delincuencia. “Se da por sentado que los dueños de perros agresivos o que son percibidos como agresivos son fanfarrones antisociales. Pero no hallamos que las personas que expresaban una preferencia por los perros agresivos hubieran cometido más actos de delincuencia", señala Egan.

Un hallazgo inesperado por parte de los investigadores consistió en la aparición de  una pequeña tendencia de los amos de perros con aspecto agresivo de ser cuidadosos, confiables y reflexivos en sus acciones.

Egan agregó que cualquier perro de cualquier raza puede ser agresivo o mostrar un buen comportamiento, en función de lo bien o lo mal que haya sido tratado y entrenado: “Cualquier perro que se socializa correctamente puede portarse bien”.

 

Más información en Anthrozoös

- MyC

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.