7 de Julio de 2021
Cambio climático

El cambio climático sumó 8000 millones de dólares en daños a los efectos del huracán Sandy

Una nueva investigación muestra cuánto le cuesta el calentamiento a la sociedad por el agravamiento de las catástrofes

El huracán Sandy, de categoría 3 en ese momento, el 25 de ocubre de 2012 [NASA, MODIS/ LANCE,  datos del fichero HDF File procesados por Supportstorm].

Cuando el huracán Sandy atacó la ciudad de Nueva York en 2012, la crecida del mar inundó el Bajo Manhattan, una montaña rusa cayó al mar en la zona de la Jersey Shore, las pistas del aeropuerto LaGuardia quedaron sumergidas y se arrastraron las aguas tóxicas del canal de Gowanus, en Brooklyn, hasta los sótanos cercanos. En total, la inundación creada por la tormenta causó daños por valor de más de 60.000 millones de dólares en el estado de Nueva York, en Nueva Jersey y en Connecticut. Los científicos saben desde hace mucho que el calentamiento global, al elevar el nivel del mar, empeora este tipo de situaciones, pero ahora un nuevo estudio ha calculado cuál es la parte de la factura de Sandy que se puede atribuir al calentamiento global: unos 8000 millones de dólares.

El artículo, publicado en Nature Communications, desarrolla un método de modelización que vale para determinar cuánto le añade el calentamiento global a lo costes de cualquier tormenta litoral o de inundaciones de otro tipo, del pasado o del presente. «Les pone a los sucesos la etiqueta del precio del cambio climático donde antes no era visible», dice el autor principal, Benjamin Strauss, director y científico jefe de Climate Central, una organización sin ánimo de lucro dedicada a la investigación y la información.

Investigaciones así forman parte de un campo que está ganando importancia, la llamada ciencia de la atribución, que se vale de observaciones y modelos para comparar nuestro mundo actual con uno hipotético en el que no se estuviese produciendo el cambio climático. Esta comparación muestra cómo afecta la subida de las temperaturas a la probabilidad y severidad de diversos sucesos climáticos extremos, de las olas de calor a las inundaciones. La ciencia de la atribución descubre cómo sesga las suertes el cambio climático y hace que aumente la probabilidad de que haya sucesos que superen nuestra capacidad de vérnoslas con ellos y se conviertan en grandes catástrofes. El nuevo estudio hace que esa ciencia dé un paso más y ofrezca una percepción más concreta de la medida en que los daños causados por estas catástrofes se deben al cambio climático y cuál es el coste asociado.

Strauss y sus coautores han calculado el grado en que el aumento del nivel del mar local está ligado al aumento de las temperaturas (es decir, qué parte de ese aumento resulta de la fusión de los casquetes de hielo polares y de la expansión del océano al absorber este la mayor parte del calor atrapado por los gases de invernadero). En la zona de la ciudad de Nueva York el calentamiento ha causado un aumento del nivel del mar de unos diez centímetros a lo largo de los últimos cien años, más o menos la mitad del aumento local en ese período.

El equipo se valió entonces de modelos por ordenador para relacionar varios niveles del mar con el daño por inundación y, como los daños de Sandy se debieron casi exclusivamente a las inundaciones, con estimaciones de la parte de los costes atribuible al cambio climático.

Con una herramienta para cartografiar el aumento del nivel del mar ideada por Climate Central, los investigadores pudieron mostrar también qué zonas inundadas por Sandy se habrían librado de no haber habido calentamiento global. «Hay zonas que solo se inundaron por el cambio climático», dice Strauss. Ese impulso adicional al nivel del mar supuso que 74.000 personas más y otras 36.000 viviendas sufriesen la inundación. Strauss dice que el método de su equipo vale para calcular los costes de los daños infligidos por el cambio climático en cualquier inundación pasada o futura mientras se cuente con datos suficientes relativos al nivel del mar. Aplicar el nuevo método, aunque solo sea a Sandy, da una idea de lo alto que es ya el coste de la emergencia climática, dice. «Creo que estamos pagando mucho más de lo que nos parece», añade.

Y la cantidad a la que llega el nuevo estudio seguramente se queda corta, según el economista Amir Jina, de la Universidad de Chicago, que investiga el impacto económico del cambio climático. El artículo se limita a los daños físicos, dice, así que no incluye efectos como, por ejemplo, los derivados de las interrupciones de la actividad. Jina, que colabora con uno de los coautores del artículo pero no participó en este proyecto, dice que tener una estimación de los costes del cambio climático sirve para calcular el precio a pagar por reducir los gases de invernadero. «Todo lo que nos ayude a saber los costes del cambio climático nos ayuda a saber cuánto ganamos mitigándolo».

Andrea Thompson 

Referencia: «Economic damages from Hurricane Sandy attributable to sea level rise caused by anthropogenic climate change», de Benjamin H. Strauss et al, en Nature Communications, volumen 12, artículo número 2720 (2021).

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.