30 de Junio de 2022
Neurociencia

El cerebro puede llegar a más de 40 grados

La temperatura cerebral fluctúa de manera notable a lo largo del día. Si ese ritmo diario falla tras sufrir un traumatismo craneoencefálico, aumenta el riesgo de muerte.

La temperatura del cerebro es más elevada de lo que se pensaba hasta ahora. [GREMLIN/ GETTY IMAGES/ ISTOCK]

La temperatura media del cerebro, de 38,5 grados centígrados, es más de dos grados superior a la de la boca, según informa la revista Brain. En las regiones más profundas del cerebro, a menudo incluso supera los 40 grados, un valor que se diagnosticaría como fiebre en otra parte del cuerpo.

El equipo dirigido por Nina Rzechorzek, del Laboratorio de Biología Molecular del Consejo de Investigación Médica en Cambridge, reclutó a 40 voluntarios sanos de entre 20 y 40 años de edad, a los que se midió, mediante espectroscopia de resonancia magnética, la temperatura en diferentes regiones del encéfalo y en distintos momentos del día: por la mañana, por la tarde y por la noche. En todos los participantes, la temperatura del cerebro fluctuó casi 1 grado centígrado en el transcurso del día. Descendió por la tarde y volvió a subir durante el día. Los valores más altos se registraron por la tarde. El récord lo estableció una mujer: 40,9 grados centígrados en el tálamo, la región cerebral en la que, de media, se registró una mayor temperatura.

Mayor temperatura en el cerebro femenino

En general, el cerebro de las mujeres alcanzó unos 0,4 grados centígrados más que el de los hombres. Los investigadores sospechan que dicho fenómeno se debe al ciclo menstrual: la temperatura es más alta tras la ovulación; la mayoría de las mujeres se encontraban en esa fase cuando se llevaron a cabo las mediciones. La temperatura también aumentó con la edad, sobre todo, en las áreas cerebrales más profundas.

Los autores utilizaron estos datos para crear lo que, según ellos, es el primer mapa en cuatro dimensiones de la temperatura del cerebro. «Una fuente de referencia que se necesitaba con urgencia», señala Rzechorzek en un comunicado de prensa. Para ello, compararon los valores medidos en más de cien pacientes ingresados en la unidad de cuidados intensivos con un traumatismo craneoencefálico: su temperatura cerebral era, de media, un grado más baja. Además, fluctuaba entre 32,6 y 42,3 grados centígrados, diferencia más elevada que en los sujetos sanos (entre 36,1 y 40,9 grados). Por otra parte, solo una cuarta parte de los afectados presentaba una variación diaria semejante a la de las personas sanas. Si faltaba ese ritmo de fluctuación, el riesgo de muerte se multiplicaba por veinte.

«El ciclo diario de la temperatura cerebral se halla fuertemente correlacionado con la supervivencia tras una lesión cerebral traumática», afirma Rzechorzek. Sin embargo, no hay que suponer que se trata de una relación de causa y efecto, sino más bien de un marcador de riesgo. Por tanto, la medición de la temperatura cerebral posee un gran valor clínico.

Christiane Gelitz

Referencia: «A daily temperature rhythm in the human brain predicts survival after brain injury». Nina M Rzechorzeket al., publicado en línea en Brain, junio de 2022. 

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.