Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

25 de Septiembre de 2020
BIOLOGÍA MARINA

El declive de las sardinas, reflejado en las algas

Las muestras de algas marinas recolectadas hace décadas ayudan a resolver las causas de su disminución.

Los ciclos de afloramiento han sido responsables de las variaciones en las capturas de sardinas en las costas del Pacífico de EE.UU. [iStock_KGrif]

Los años treinta y cuarenta del siglo pasado fueron una época próspera para la pesca de la sardina en California. El volumen de las capturas se disparó, con sus máximos en torno a la bahía de Monterrey, que contribuyó a la pujante economía del estado norteamericano. Pero de repente, en 1945 toda esa abundancia se esfumó. En pocas temporadas las capturas se desplomaron y pasaron de una media de 234.000 toneladas anuales a solo 24.000. El sector pesquero y conservero se arruinó.

Hace décadas que se especulaba con las causas del desastre, pero no había datos con que confrontar los argumentos. Ahora los investigadores han hallado al fin un presunto culpable: los ciclos de afloramiento, un rasgo característico del ambiente marino de la costa del Pacífico de EE.UU., en los que el agua profunda y rica en nutrientes emerge a la superficie y fertiliza las empobrecidas aguas superficiales. La clave de este misterio permanecía oculta en viejos especímenes de algas marinas, reunidos en herbarios de todo el país.

«Las muestras estaban allí, atesorando datos sobre el estado del mar», relata Kyle Van Houtan, científico jefe en el Acuario de la Bahía de Monterrey y autor principal del nuevo estudio, publicado el pasado junio en Proceedings of the Royal Society B. «Si pudiésemos acceder a las colecciones de los museos y a los depósitos, obtendríamos información de los ecosistemas del pasado conservada en esos tejidos.»

Van Houtan y otros sospechaban que el afloramiento influyó en la evolución de las poblaciones de sardina, pero el fenómeno solo se comenzó a estudiar en la bahía de Monterrey a partir de 1946. El investigador pensó que las muestras históricas de algas podían llenar las lagunas de los años precedentes, de modo similar a cómo los testigos de hielo ayudan a reconstruir las concentraciones de dióxido de carbono en épocas anteriores al inicio de las mediciones actuales.

En este nuevo estudio, los científicos se basaron en el hecho de que las aguas profundas cercanas a Monterrey contienen normalmente varios isótopos del nitrógeno. Una versión poco abundante del átomo de nitrógeno está provista de un neutrón extra que lo hace más pesado. Con el análisis de los datos actuales de afloramientos y de algas recolectadas hace poco, hallaron que las concentraciones altas de ese isótopo en las células vegetales coincidían con los períodos de mayor afloramiento de nutrientes. A continuación midieron las concentraciones del isótopo en 70 especímenes históricos de algas rojas del género Gelidium, las cuales habían sido recogidas en Monterrey en fechas tan remotas como 1878. Los resultados indican que en aquellas décadas se produjo un incremento gradual del afloramiento seguido de un descenso drástico, una evolución que corre pareja al auge y el declive de las sardinas. «El descenso del afloramiento y el derrumbe de la sardina coinciden perfectamente», afirma Van Houtan.

«El artículo es un ejemplo excelente del trabajo detectivesco creativo en ecología histórica», opina Loren McClenachan, ecóloga marina en el Colegio Colby, que no ha participado en la investigación. «Las colecciones repartidas por todo el mundo contienen miles y miles de muestras similares, por lo que la aplicación de métodos parecidos nos puede enseñar muchas cosas sobre las variaciones a largo plazo de los mares.»

Rachel Nuwer

Referencia: «Herbaria macroalgae as a proxy for historical upwelling trends in Central California». Emily A. Miller et al. en Proceedings of the Royal Society B, vol. 287, nº 1929, junio de 2020.

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.