18 de Mayo de 2022
COVID-19

El efecto nocebo en la vacuna contra la COVID-19

Las expectativas de dolor o malestar llevan a que tales síntomas secundarios leves se produzcan realmente, sobre todo en la primera dosis. En la segunda, parece que esas molestias son más comunes.

 

Los síntomas secundarios leves de las vacunas contra la COVID-19 se deben al efecto nocebo. [ANDREY POPOV / GETTY IMAGES / ISTOCK]

Hasta tres cuartas partes de las reacciones leves a la vacunación contra la COVID-19 pueden explicarse por el efecto nocebo: la expectativa de dolor o malestar conduce a la aparición real de ambas sensaciones. Es la contrapartida del efecto placebo, en el que la persona espera experimentar una mejoría. Este es el resultado de una evaluación de doce estudios en los que se analizaron vacunas contra el coronavirus con el fin de observar sus efectos. Los hallazgos se publican en JAMA Network Open.

En los estudios, se inyectó la vacuna a la mitad de los participantes; la otra, el grupo de control, recibío una solución salina en el brazo. Los voluntarios desconocían a qué grupo pertenecían. Julia Haas, de la Facultad de Medicina de Harvard y otros científicos compararon la frecuencia con la que se produjeron síntomas secundarios leves tanto en los participantes realmente vacunados como en los «supuestos» vacunados. El efecto nocebo resultó más notable tras la primera dosis de vacunación. El 46 por ciento de los que se había vacunado realmente y el 35 por ciento de los que se suponía que estaban vacunados presentaban síntomas secundarios leves, entre estos, fatiga o dolor de cabeza. 

Los investigadores sugieren que alrededor del 76 por ciento de las reacciones leves relacionadas con las vacunas contra la COVID-19 se deben al efecto nocebo. Por otro lado, constataron que  dicho efecto influía menos en la sensación de dolor en el brazo tras la primera vacunación. Además, después de la segunda dosis, el efecto nocebo fue menos pronunciado. Al parecer, la razón estriba en que los síntomas secundarios leves eran más frecuentes en la segunda vacuna. Así, casi el mismo número de los supuestos vacunados (32 por ciento) se quejó de los efectos de la vacunación en las dos ocasiones; en cambio, entre los vacunados, el porcentaje se elevó a un 61 por ciento en la segunda dosis. En pocas palabras, después de la segunda vacunación, solo la mitad de los síntomas secundarios leves pueden explicarse por el efecto nocebo.

La redacción

REFERENCIA: «Frequency of adverse events in the placebo arms of COVID-19 vaccine trials a systematic review and meta-analysis». Julia W. Hass et al., publicado en línea en JAMA Network Open, 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.