Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

22 de Julio de 2018
Geofísica

El manto terrestre esconde miles de billones de toneladas de diamantes

No es un sueño, o una pesadilla, de mineros y joyeros: en el manto superior parece haber una enorme cantidad de diamantes. Pero no son explotables.

Se ha determinado la proporción de eclogita (aquí, con otros minerales) en el manto superior terrestre. Para que haya buena concordancia con los datos tiene que haber además una cantidad de diamantes mucho mayor de la pensada [Wikimedia, Wouloper].

Puede que la parte superior del manto terrestre albergue más de mil billones de toneladas de diamantes. Este es el cálculo del geofísico Ulrich Faul, del Instituto de Tecnología de Masachusetts, y de sus colaboradores de distintas instituciones. Lo han publicado en Geochemistry, Geophysiscs, Geosystems. Las piedras preciosas se encuentran a una profundidad de al menos 150 kilómetros y no es posible extraerlas con la tecnología actual. Están en las «raíces» de los continentes: en los cratones, el cogollo más viejo y estable de los continentes, donde la corteza es más gruesa, y que se adentran en el manto hasta a cientos de kilómetros de profundidad.

Desde un punto de vista geotectónico, estas raíces no se conocen aún suficientemente. Cuando, por ejemplo, las atraviesan las ondas sísmicas, aumenta mucho la velocidad de estas. Sin embargo, no está clara la razón  de ese cambio de velocidad. La temperatura, la densidad  y la composición de la roca desempeñan ciertamente un papel. Los cratones son más fríos y menos densos que el material circundante del manto, pero esto solo puede explicar en parte el fenómeno. Faul y sus colaboradores han introducido además en sus modelos diferentes composiciones de rocas y minerales para esas raíces.

Resultó que solo una de las mezclas simuladas concordaba con las mediciones. Consiste en al menos un 70 por ciento de peridotita, la roca más abundante en el manto superior, y en alrededor de un 20 por ciento de eclogita, una roca metamórfica basáltica. Pero el punto principal es este: sin un 2 por ciento de diamantes en el cratón no se obtienen los valores debidos. Es un valor mil veces mayor que el supuesto hasta ahora. «Esto demuestra que los diamantes no son tan exóticos como se creía, sino bastante corrientes, al menos a escala geológica», afirma Ulrich Faul.

Daniel Lingenhöhl / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «Multidisciplinary Constraints on the Abundance of Diamond and Eclogite in the Cratonic Litosphere», de Joshua M. Garber et al. en Geochemistry, Geophysiscs, Geosystems, 19 de junio de 2018.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.