Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

26 de Febrero de 2021
Nutrición

El microbioma modula los beneficios de la dieta mediterránea

La composición del microbioma intestinal de una persona influye en los efectos que la sustitución de la carne por verduras y aceite de oliva tiene sobre la salud.

En la imagen, ilustración de la bacteria Prevotella copri. [iStock/DrMicrobe] 

No todas las personas obtienen los mismos beneficios tras seguir la dieta mediterránea, recomendada para reducir el riesgo de padecer diversas enfermedades. De acuerdo con un estudio reciente, publicado en la revista Nature Medicine, el grado de protección depende de los microorganismos que habitan el intestino.

Caracterizada por un mayor consumo de frutas, verduras, frutos secos, legumbres y aceite de oliva, así como una reducción en la ingesta de carnes rojas y cereales refinados, la dieta mediterránea se asocia con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes de tipo 2. En su investigación, Curtis Huttenhower, de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, en Boston, Massachusetts, y sus colaboradores examinaron esta relación. Para ello, analizaron los hábitos alimentarios de 307 hombres, de entre 45 y 80 años de edad, sin antecedentes de cáncer, enfermedades cardíacas, ictus o trastornos neurológicos. Además, recogieron muestras de sus heces para caracterizar su microbioma, así como muestras de sangre para determinar los niveles de glucosa, lípidos y marcadores de inflamación.

Los investigadores observaron que en el intestino de aquellos participantes que mejor seguían la dieta mediterránea abundaban microorganismos capaces de digerir fibras vegetales, como Faecalibacterium prausnitzii y Bacteriodes cellulosilyticus. Asimismo, la ausencia de Prevotella copri en un subgrupo de participantes se asoció con una mayor protección frente a enfermedades cardiometabólicas.

Los autores destacan que los resultados no permiten afirmar que la dieta mediterránea favorece poblaciones bacterianas concretas, hecho que alteraría la composición del microbioma, pero sí dan margen para formular algunas hipótesis. Así pues, señalan que la dieta podría prevenir la aparición de procesos patológicos mediante la regulación de especies involucradas en el metabolismo de los ácidos biliares, cuya desregulación puede derivar en alteraciones en los niveles de lípidos y glucosa.

Para Huttenhower y su equipo, el hallazgo sugiere que los cambios en la dieta, así como las recomendaciones para prevenir trastornos cardiovasculares podrían personalizarse según la composición del microbioma intestinal del paciente. Ello también se conoce como nutrición de precisión.

Nature Research Highlights

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Research Group.

Referencia: «The gut microbiome modulates the protective association between a Mediterranean diet and cardiometabolic disease risk», de D. D. Wang et al., en Nature Medicine; 27: páginas 333–343, publicado el 11 de febrero de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.