15 de Abril de 2021
Medicina

El momento clave en el que la anestesia apaga la consciencia

Mediante resonancia magnética se ha podido determinar el momento exacto en el que la corteza y el tronco cerebral dejan de estar sincronizados.

Cuando los pacientes anestesiados pierden la consciencia, la actividad entre la corteza y la subcorteza de su cerebro se desincroniza. [iStock/ Simonkr]

El propofol, uno de los anestésicos más utilizados en la clínica actual, sume a los pacientes en un estado de profunda inconsciencia. Durante el tiempo requerido para la intervención quirúrgica, los sujetos son incapaces de moverse y no sienten dolor. Pero ¿en qué momento preciso dejan de ser conscientes?

Mediante pruebas de neuroimagen, investigadores del Hospital del Mar han registrado el momento exacto en el que el cerebro del enfermo anestesiado deja el estado de consciencia. El hallazgo abre la puerta a una monitorización más cuidadosa de los pacientes y a un mejor control del procedimiento anestésico, señalan los autores.

El trabajo, que publica la revista Sleepse llevó a cabo entre los años 2017 y 2018. Para realizarlo, se contó con 21 voluntarios sanos que fueron anestesiados con propofol. Mientras se les administraba este fármaco, los voluntarios debían apretar cada dos segundos un sensor, lo que permitía determinar de manera precisa el momento en el que dejaban de estar conscientes. Además, se analizaban las constantes vitales y se controlaba la actividad cerebral de los voluntarios mediante resonancia magnética funcional y un electroencefalograma. Las imágenes del cerebro obtenidas mostraron como, en el instante en el que los participantes dejaban de apretar con la mano, es decir, cuando perdían la consciencia, se producía una pérdida de conexión entre la corteza cerebral, encargada de las funciones ejecutivas del cerebro, y la parte subcortical y el tronco cerebral.

Juan Luis Fernández Candil, uno de los autores de la investigación, afirma en un comunicado de prensa: «Hasta ahora disponíamos de aparatos que nos ayudan a identificar de forma aproximada cuándo el paciente está inconsciente, pero no el momento exacto en que pierde la consciencia». Esa imprecisión podría llevar, en algunos casos, a una sobredosificación de los fármacos anestésicos para garantizar el estado de inconsciencia del paciente durante la operación, con los problemas que ello podría conllevar.

Evitar los efectos secundarios

Los resultados arrojan luz sobre el umbral de consciencia del paciente, de manera que contribuyen a un incremento de la seguridad y del control de la anestesia. Lluís Gallart, jefe de sección del Servicio de Anestesiología del Hospital de Mar y otro de los investigadores del estudio, señala: «Si tienes un monitor que te permite ajustar las dosis de fármacos para saber si el paciente está consciente o inconsciente, se limita la sobredosificación y los posibles efectos secundarios de los fármacos anestésicos». Principalmente, el delirio y el deterioro cognitivo postoperatorios.

Los investigadores prevén continuar con el análisis de los datos obtenidos con el fin de validar un método que permita trasladar sus hallazgos a la sala de operaciones. «No podemos poner una resonancia magnética en cada quirófano, pero sí que podríamos disponer de un dispositivo que nos permita hacer el seguimiento del electroencefalograma del paciente», sugiere Fernández Candil.

Referencia: «Largest scale dissociation of brain activity at propofol-induced loss of consciousness». J. Pujol et al. en Sleep, vol. 44, n.o 1, 2021. 

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.