Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

25 de Septiembre de 2019
Comportamiento

El ningufoneo afecta la vida en pareja

Cuantas más interrupciones se producen en el día a día a causa del uso de los dispositivos móviles, más se resiente la comunicación dentro de la pareja.

Las interrupciones se producen a causa del uso de los dispositivos digitales afectan tanto a parejas felices como a las infelices. [iStock/ Martin Dm]

El ningufoneo es uno de los nuevos términos que describe la cara menos amable la continua digitalización: se refiere a las interrupciones durante la conversación principalmente a causa del uso de teléfonos móviles, por ejemplo, al leer o enviar mensajes de texto o wasapear. El interlocutor puede interpretar ese comportamiento como una señal de desatención o desprecio. En algunas parejas, tales interrupciones en una conversación dejan huella, según revela un estudio publicado en Computers in Human Behavior.

A diario y durante dos semanas, cerca de 350 parejas informaron a los investigadores sobre su estado de ánimo, el tipo de comunicación y las interrupciones que experimentaban durante las conversaciones con su pareja a causa de dispositivos tecnológicos, como el teléfono móvil, la tableta, el ordenador o incluso el televisor. Cuantas más interrupciones registraban las parejas, peor juzgaban su comunicación dentro de la relación, observaron los investigadores dirigidos por Brandon McDaniel, de la Universidad Estatal de Illinois. También constataron que la llamada «tecnoferencia» (acrónimo de teléfono e interferencia) afectaba el estado de ánimo de los sujetos.

Cuestión de modales

En concreto, más de uno de cada dos participantes informó de al menos una interrupción mientras conversaba con su pareja en dos o tres días de las dos semanas que duró el estudio. Y uno de cada seis sujetos los sufría cada dos días o más a menudo. De este modo, los investigadores confirmaron el efecto que causaban las interrupciones por dispositivos móviles en la comunicación y el estado de ánimo de los miembros de la pareja, incluso si tenían en cuenta factores como la edad, los ingresos y la satisfacción con la relación.

Con todo, los autores advierten de no caer en generalizaciones. Por un lado, la muestra de sujetos estaba formada por parejas jóvenes de Estados Unidos, casi todos casados y con una relación de menos cinco años, heterosexuales, con una media de edad de poco más de treinta años, unos ingresos de unos 64.000 euros anuales y padres de un hijo pequeño. Por otro lado, cabe tener en cuenta que la opinión que tienen los dos miembros de la pareja sobre los buenos modales desempeña un papel crucial en este aspecto. Si ambos consideran que enviar mensajes de texto durante el desayuno no supone una señal de desinterés o desprecio hacia el otro, ninguno tendrá la sensación de ningufoneo. En conclusión, lo que importa no son las interrupciones, sino las normas y los valores que se comparten con la pareja.

Christiane Gelitz

Referencia: «Technoference and implications for mothers' and fathers' couple and coparenting relationship quality». Brandon T. McDaniel et al. en Computers in Human Behavior, vol. 80, págs. 303-323, 2018.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.