Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 10/09/2018

Astronomía

El nuevo telescopio cazaplanetas de la NASA ya ha identificado varias docenas de mundos potenciales

Los expertos han comenzado a estudiar las primeras señales obtenidas por el Satélite para el Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS) a fin de confirmar cuántas de ellas corresponden a auténticos planetas.

Nature News

Menear

Recreación artística del Satélite para el Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS), la misión de la NASA que tomará el relevo de Kepler. [NASA/Goddard]

También te puede interesar

Exoplanetas Exoplanetas

Además de replantear nuestro lugar en el universo, el hallazgo del primer exoplaneta (ocurrido hace más de veinte años), sentó las bases para la búsqueda de mundos habitables, esto es, capaces de albergar vida, aunque esta fuera diferente de la que conocemos hoy en día. En este monográfico (solo en PDF) descubrirás cómo se detectan los exoplanetas, las distintas formas de Tierras que pululan el cosmos, las técnicas de búsqueda de signos de vida extraterrestre y las teorías sobre la existencia de mundos más acogedores que el nuestro.

Más información

Los astrónomos ya han empezado a analizar el primer lote de datos sobre posibles planetas obtenidos por el Satélite para el Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS), el nuevo telescopio cazaplanetas de la NASA, cuyo objetivo será buscar mundos en torno a estrellas brillantes y cercanas a la Tierra. Los llamados «objetos de interés de TESS», que fueron puestos a disposición de la comunidad astronómica el pasado 5 de septiembre para sus seguimiento, incluyen docenas de candidatos planetarios.

TESS fue lanzado al espacio el pasado mes de abril y en julio comenzó sus operaciones científicas, las cuales se espera que duren dos años. En estos momentos el satélite busca planetas en el hemisferio sur celeste, por lo que los primeros datos corresponden a una porción de dicho sondeo. La nave espacial ha estado observando 15.900 estrellas cada dos minutos en busca del ligero oscurecimiento que se produce cuando un planeta pasa por delante de su estrella anfitriona y bloquea un pequeño porcentaje de su luz.

Los científicos de la misión han dado a conocer su primera lista de candidatos planetarios a fin de que otros astrónomos puedan analizar si efectivamente se trata de planetas reales. Este primer lote de datos incluye 73 objetos, entre los cuales figuran algunos que ya habían sido observados anteriormente por telescopios terrestres, explica George Ricker, astrónomo del Instituto de Tecnología de Massachusetts e investigador principal de la misión. Según el experto, entre el 5 y el 20 por ciento de los objetos de la lista podrían ser falsas alarmas. Otros, si se confirman, pasarán a engrosar la lista de exoplanetas conocidos.

Los investigadores esperan que TESS encuentre hasta 10.000 planetas de gran tamaño. Con todo, su principal objetivo será localizar y determinar la masa de al menos 50 mundos no mayores que cuatro veces la Tierra.

«Lo emocionante de TESS es que nos dará la oportunidad de conocer a nuestros vecinos», asegura Zachory Berta-Thompson, astrónomo de la Universidad de Colorado en Boulder. Algunos de esos nuevos mundos «puede que sean los que estudiaremos durante las próximas décadas o siglos», añade.

El predecesor de TESS, el telescopio espacial Kepler, descubrió más de 5300 planetas o candidatos planetarios desde su lanzamiento, en 2009. Tras haber superado con creces su misión inicial, prevista para cuatro años, su combustible se está agotando y ha comenzado a sufrir problemas para focalizar sus observaciones.

Alexandra Witze/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas