Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 15/10/2018

Astronomía

El telescopio Hubble deja de tomar datos tras un fallo mecánico

Un problema en uno de los giroscopios ha obligado a suspender temporalmente las operaciones del veterano observatorio espacial.

Nature News

Menear

Dos astronautas reparan el Hubble durante una misión de mantenimiento en 1999. [JSC/NASA]

También te puede interesar

Hubble Hubble

El telescopio espacial Hubble se considera uno de los mejores instrumentos astronómicos de todos los tiempos. Sus resultados han acuñado, en un sentido literal, la imagen que el público tiene del cosmos y, gracias a él, el universo ha dejado de ser ese lugar tan alejado de nuestra cotidianidad. Este monográfico (en PDF) recorre los logros astronómicos de una misión espacial cuyo fin se deslumbra todavía muy lejano y que continúa acercando, a través de sus imágenes, la belleza y los misterios del cosmos a la sociedad.

Más información

El telescopio espacial Hubble dejó de tomar datos el pasado 5 de octubre debido a un problema con uno de los giroscopios que el observatorio usa para apuntar a sus objetivos celestes. Los responsables de la misión están investigando el problema y esperan que el Hubble vuelva a funcionar pronto.

«No hay de qué preocuparse, el Hubble tiene aún muchos años de ciencia por delante», asegura Kenneth Sembach, director del Instituto para la Ciencia del Telescopio Espacial (STScI), el centro de operaciones del telescopio Hubble, en Baltimore.

Ello no obstante, la avería pone de relieve que el instrumento, con un espejo primario de 2,4 metros de diámetro y posiblemente el observatorio espacial más icónico de la historia, acabará muriendo antes o después. En 2011, la decisión de la NASA de cancelar las misiones del transbordador espacial significó que los astronautas ya no podrán encargarse del mantenimiento del telescopio, de 28 años de edad.

En su última misión de servicio, en mayo de 2009, los astronautas reemplazaron los seis giroscopios del instrumento. Tres de ellos presentaban un nuevo diseño concebido para durar mucho más que los anteriores. Hace unos días, sin embargo, dos de los antiguos fallaron y fue entonces cuando se estropeó el tercero. En el momento en que los controladores se dispusieron a poner en marcha uno de los nuevos, este no funcionó como se esperaba.

Si ese reemplazo no puede concluirse con éxito, el Hubble se quedaría con solo dos giroscopios funcionales. En tal caso, el instrumento reanudaría sus operaciones con uno solo, según anunció la NASA el pasado 8 de octubre. Sin embargo, eso limitaría su capacidad para apuntar a sus objetivos celestes, lo que complicará la planificación de las observaciones.

El sucesor del telescopio Hubble, el observatorio espacial James Webb, con un espejo de 6,5 metros, no está previsto que se lance al espacio antes de 2021.

Alezandra Witze/Nature News

Más información en la página web de la NASA  y en www.spacetelescope.org

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas