Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 14/02/2018

Astronomía

El visitante de fuera del sistema solar

Se ha ido afinando la determinación de las características de 1I/'Oumuamua, el primer objeto de fuera del sistema solar que se ha observado dentro de este y del que hasta se investigó si emitía señales que pudiesen corresponder a una nave espacial (no se encontró ninguna).

Nature Astronomy

Menear

Una representación artística de 1I/'Oumuamua [ESO/M. Kornmesser].

También te puede interesar

Asteroides y cometas Asteroides y cometas

La historia del sistema solar está escrita en los asteroides y los cometas: fragmentos de roca y hielo que escaparon a los complejos procesos de formación planetaria, por lo que aún hoy conservan casi intacta su composición original. Descubre en este monográfico digital (en PDF) qué hemos aprendido en los últimos años sobre estos cuerpos primigenios, qué nos han revelado las recientes misiones Rosetta y New Horizons y cómo todo ello ha obligado a los astrónomos a repensar los orígenes de nuestro pequeño entorno cósmico.

Más información

A poco del descubrimiento de 1I/’Oumuamua, el 19 de octubre de 2017, numerosos telescopios apuntaban a ese pequeño objeto celeste para saber más de él antes de que se perdiese de nuevo en las profundidades del cosmos; de que con el tiempo se pierda fuera, de hecho, del sistema solar, como fuera de él estaba su origen: la naturaleza de su órbita hacía que unos días después de su descubrimiento se comprendiese que no era un cometa o asteroide ordinarios, sino un objeto procedente de otro sistema solar. Nunca antes se había encontrado un cuerpo de fuera de nuestro sistema dentro de este.

Ahora, Wesley C. Fraser, del Universidad de la Reina en Belfast, y sus colaboradores publican en Nature Astronomy una determinación de las propiedades básicas del objeto, como la forma, los colores de su superficie y la rotación, que ya habían adelantado a finales de noviembre en el repositorio de artículos arXiv. Hay algunos cambios con respecto al primer informe sobre el objeto, el borrador publicado el 1 de noviembre por Karen J. Meech, Robert Weryk (el descubridor del objeto), ambos del Instituto de Astronomía, en Honolulu, y sus colaboradores, al que seguiría poco después un artículo en Nature.

Por lo que se refiere a la rotación, resulta que los valores medidos, que se basan en las variaciones de su brillo, no encajan con una rotación simple alrededor de un eje principal: 1I/’Oumuamua va pegando tumbos caóticamente a través del espacio. Es probable que lleve rotando de esa manera desde hace miles de millones de años. La causa debió de ser algún suceso violento. El equipo de Fraser piensa que debió de ocurrir, habida cuenta de la rareza de las posibles colisiones en el espacio interestelar, cuando todavía estaba dentro de su sistema solar; quizá chocó contra otro planetesimal. Esa forma de rotar puede mantenerse durante mucho tiempo, hasta que el rozamiento interno acabe por convertirla en una rotación simple, pero eso se produce en un plazo de tiempo mucho mayor que la edad actual del universo, hasta de billones de años. Hiperión, una luna de Saturno que mide unos 400 kilómetros, se comporta de modo parecido mientras describe su órbita alrededor del planeta de los anillos.

Estos investigadores hallaron también que ‘Oumuamua tiene una superficie de color desigual. Cuando uno de sus costados mira hacia la Tierra el espectro del objeto indica que es rojo, mientras que en otras posiciones se muestra gris oscuro, como la nieve sucia. Esta acentuada diferencia de colores, poco corriente, señala que ‘Oumuamua no es homogéneo (no es probable que el cambio percibido de color se debiese a una evolución del color del objeto durante su inmersión en el sistema solar interior, en los pocos días en que fue observado). 

Las curvas de luminosidad del cuerpo también han permitido al grupo de Fraser una determinación parcial de su forma (que depende a su vez de la determinación de cómo rota). Se trata de un cuerpo celeste irregular, con una relación entre las dimensiones más larga y corta de 5 a 1, como poco. La evaluación inicial arrojaba una proporción de 10 a 1, por lo que en un principio se le comparó con un lápiz o un puro. (Ese gran alejamiento de la esfericidad fue quizá lo que llamó más la atención por entonces; hizo que algunos recordasen la novela de Arthur C. Clarke Cita con Rama, que trata de una nave cilíndrica interestelar confundida al principio con un asteroide, aunque esa diferencia tan grande entre dos de las dimensiones se parece en realidad a la del monolito de 2001: Una odisea del espacio). Pero si la proporción no se diferencia mucho de 5 a 1, será más bien como un pepino no muy alargado.

Tilmann Althaus / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «The tumblig rotational state of 1I/’Oumuamua», de Wesley C. Fraser et al. en Nature Astronomy, publicado en línea el 9 de febrero de 2018.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.